mayo 29, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Delfina Gómez, La Narco Candidata De Morena

 
*De acuerdo con investigaciones, la aspirante de Morena a la gubernatura del Edomex, tiene nexos con organizaciones criminales, principalmente con Guerreros Unidos
 
 
 
*Junto con Yeidckol Polevnsky, manejó la campaña del ex alcalde en Iguala, José Luis Abarca, señalado como responsable de la desaparción de “Los 43”
 
 
*Delfina Gómez mantiene contacto con Abarca, –cuñado de los líderes de dicha organización criminal- y lo visita en El Altiplano 
 
 
*Descarta Marcelo Ebrard que surja un “dedazo” en las próximas elecciones presidencial
 
 
 
 
 
PLUMA FUENTE
JUAN BERMÚDEZ
 
 
 
Por lo visto, estimados ciberlectores, el descrédito persigue constantemente a la ex maestra de primaria Delfina Gómez Álvarez, actual candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, toda vez que ahora es señalada de tener nexos con el narcotráfico en Guerrero, de donde ha obtenido apoyo político y económico para lograr su propósito, con la venia del presidente Andrés Manuel López Obrador.
 
Nacida el 15 de noviembre de 1962, en Texcoco, Estado de México, –donde incluso fungió como alcaldesa, para posteriormente convertirse en diputada, senadora por Morena y Secretaria de Educación Pública en el Gobierno Federal-, es egresada de la Universidad Pedagógica Naciona (UPN).
Delfina Gómez se dice licenciada en Educación Básica por dicha institución, sin embargo, nos dimos a la tarea de indagar en el repositorio digital de trabajos académicos del plantel y no hay ningún trabajo de tesis o tesina elaborado por Gómez para obtener el grado de licenciatura.
Posteriormente Delfina se inscribió en el Centro de Estudios Superiores en Educación para estudiar la Maestría en pedagogía con especialidad con planeación educativa, la cual no concluyó porque de acuerdo con sus propias palabras “no le encontré chiste”.
 
 
 
Años después se inscribió en el Tec de Monterrey para cursar su Maestría, la cual “cacareó” durante mucho tiempo, pero se descubrió que Delfina Gómez, cometió “numerosos plagios” en su tesis, que realizó hace 2 años, en 2021, en dicha escuela.
 
 
Ahora sí, entrando más en materia mis queridos amigos, hemos consultado a personas que tienen relación con la política en dichas entidades y comentan que desde 2017, la actual aspirante al gobierno mexiquense ha mantenido una estrecha relación con diversos grupos criminales en el estado de Guerrero, principalmente con aquella célula conocida como Guerreros Unidos.
 
 
 

Resulta que junto con Citlali Ibáñez Camacho, también conocida por su nombre “artístico” Yeidckol Polevnsky –y una de las principales colaboradoras de Andrés Manuel López Obrador-, Delfina Gómez fue el enlace directo y privilegiado de AMLO cuando era líder del PRD, con toda la política y la grilla política que movía en Guerrero.

Antes de que ocurriera la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Yeidckol y Delfina pasaban largas temporadas recorriendo dicho estado, visitando municipios perredistas y a los grupos de poder para crear las redes de apoyo político y económico en favor de la naciente Morena, el partido de “El Peje”.

Todos los consultados, recuerdan a Yeidckol y Delfina en arduas negociaciones con Lázaro Mazón Alonso, –ex senador y ex secretario de Salud en la entidad sureña- con el depuesto gobernador Ángel Heladio Aguirre, en abierto proselitismo para favorecer los candidatos de AMLO que aspiraban a tal o cual puesto de elección popular.

Pero también estimados lectores, las recuerdan muy claramente como promotoras clave de la candidatura del empresario José Luis Abarca Velázquez para que ganara la alcaldía de Iguala, lo cual se logró sin tanto problema.
Por si algunos de ustedes desconocen quién es este sujeto, les comento que es el autor intelectual de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y la muerte de seis personas. Además, mantenía relación con Guerreros Unidos a quienes les pagaba mensualmente de dos a tres millones de pesos.
También fue acusado por el asesinato de los activistas Arturo Hernández Cardona, dirigente de la Unidad Popular de Iguala, y Justino Carbajal Salgado, ambos desaparecidos el 30 de mayo de 2013.
José Luis Abarca fue detenido en Iztapalapa, Ciudad de México, en 2014, junto con su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, hermana de Alberto, Mario y Salomón alias “El Salo”, quienes fueron los encargados de crear a la organización Guerreros Unidos. Esos tres sujetos anteriormente estuvieron bajo las órdenes de Joaquín “El Chapo” Guzmán y los hermanos Beltrán Leyva.
Desde entonces Abarca Velázquez permanece en el penal federal de máxima seguridad El Altiplano, en el Estado de México, donde –me confirmaron- la “flamante candidata” Delfina Gómez, lo visita a escondidas por lo menos cada 15 días para hacer negociaciones políticas y por supuesto económicas, provenientes del narco con las que se encarga de pagar su campaña y los salarios de quienes conforman su actual equipo de trabajo.
Cabe mencionar que José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda fueron nombrados en la reunión del 7 de octubre del 2014 en el 27 Batallón de Infantería en Iguala, en la que participaron 18 funcionarios y donde se presume se comenzó a fraguar la llamada “Verdad Histórica”. En aquella ocasión fueron nombrados por sus presuntos vínculos con Guerreros Unidos, grupo criminal que, junto Abarca, habrían dado la orden para desaparecer a los jóvenes normalistas.

En diciembre de 2020, un juez federal le dictó a José Luis Abarca auto de formal prisión por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada. Y aunque un juez lo absolvió de su presunta responsabilidad en el caso de “Los 43”, no ha logrado obtener su libertad.

Ahora que ya tienen el contexto de quien es ese hombre, para retomar el tema les comento que según muchos de los consultados, las dos mujeres fueron responsables, de manera directa, de planchar la candidatura de Abarca Velázquez y su trabajo lo desempeñaron a la perfección.
Y una vez que las mujeres operaron todo lo necesario, llegó a Iguala el entonces jefe supremo del PRD, López Obrador, para encabezar la asamblea popular en la que —a mano alzada—, fue impuesto Abarca, en medio de gritos y expresiones de rechazo que Obrador trató de calmar con su “autoridad moral”. Era el 12 de mayo de 2012.
Y es que, en esa fecha, muchos habitantes de Iguala no solo sabían y conocían la historia delictiva de Los Abarca, sino que habían padecido los secuestros, la extorsión y todos los efectos de la violencia que impuso la mafia de los Guerreros Unidos en esa región de Guerrero.
Por eso, en la asamblea en la que AMLO impuso a José Luis Abarca, muchos exhibieron pancartas de rechazo, con la advertencia de que era un grave error. El candidato desplazado incluso trató de entregar a AMLO un expediente de Los Abarca.
Pero los colaboradores cercanos a Andrés Manuel –entre ellos, el colimense César Yáñez Centeno Cabrera, su vocero en esa época y actual Subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos del Gobierno Federal- lo impidieron de forma inmediata y hasta le lanzaron amenazas.

Lo curioso es que en medio de un pueblo que conocía a la perfección los estragos del crimen organizado y a los protagonistas de esa violencia, Yeidckol y Delfina no le informaron a López Obrador nada de ese malestar ciudadano. ¿A caso había creado algún nexo con el narco en esa región?

Hoy, todos culpan a las anteriores administraciones del gobierno federal por la tragedia de Iguala y Ayotzinapa. Y mientras esto ocurre, Delfina Gómez es la candidata más aventajada para ganar la “narco gubernatura” del Estado de México.

 
 
APUNTES FIDEDIGNOS
Y siguiendo con los temas políticos, les platico que el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Luis Ebrard Casaubón, negó que haya línea directa desde Palacio Nacional o que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tenga alguna “corcholata” favorita, y confío en la encuesta que se realizará en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para designar al candidato a la Presidencia de la República y descartó “un dedazo”.
 

El canciller no aceptó que exista un argumento sobre si él o la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, son “los mejores” o “los buenos” para suceder en la silla presidencial, pues señaló que sería ir en contra del movimiento…¡¡¡¡SEGUIREMOS INFORMANDO!!!!

 
 
Dudas, comentarios, aclaraciones y amenazas

Loading