abril 13, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

La Pasión De Yrma Lydya

 

*Le otorgaron el título de Doctor Honoris Causa en el Congreso de la Unión y el Congreso local
 
 
 
 
 
*Su fallecimiento puso al descubierto la vida violenta que tuvo durante trece meses al lado de su esposo, el abogado de 79 años, Jesús Hernández Alcocer
 
 
 
 
 
 
*Tuvo un primer intento de asesinato, pues su cónyuge la trató de ahogar en el jacuzzi  que tenía instalado en el baño de su domicilio particular
 
 
 
 
 
 
*La primer pareja de Jesús Hernández Alcocer, se suicidó al tirarse al vacío desde una ventana
 
PLUMA FUENTE
JUAN BERMÚDEZ
 
 
 
 
 
El artero crimen de Yrma Lydya Gamboa Jiménez, de 22 años de edad –aunque muchos aseguran que en realidad tenía 40 y realmente en las fotografías si se veía de esa edad-  quien fuera cantante de música ranchera, y que compartió escenario con figuras consagradas en el medio artístico, aunque ella no era nada conocida, puso al descubierto la vida violenta que tuvo durante trece meses al lado de Jesús Hernández Alcocer, un abogado prepotente que presumió de tener amistades en las altas esferas oficiales, judiciales y militares.
 
 
 
 
 
De esa artista hay algo que simplemente no cuadra en lo absoluto, pues fue homenajeada en el Congreso de la Ciudad de México, en la Cámara de Diputados así como en el Senado de la República, y en esos recintos legislativos recibió el título de Doctor Honoris Causa, algo que realmente no tuvo por qué haber ocurrido.
 
 
                                                                                 
Recordemos que durante la noche del pasado jueves 23 de junio, en uno de los exclusivos restaurantes de la Ciudad de México, fue muerta de tres tiros Yrma Lydya. El homicida fue identificado como Jesús Hernández Alcocer, abogado de 79 años, quien tras cometer el asesinato pretendió huir en su lujoso automóvil junto con el chofer escolta. 
 
 
 
 
 

Sin embargo, un elemento de la Policía Bancaria e Industrial que se encontraba en el local cuando sucedió el crimen, los detuvo y entregó a las autoridades, mientras el cuerpo de la joven quedó sobre el piso de un espacio reservado del restaurante Suntory, ubicado en la esquina conformada por las calles Magdalena y Torres Adalid, Colonia del Valle, Alcaldía Cuauhtémoc.

En las primeras investigaciones se supo que la pareja contrajo matrimonio el 27 de mayo de 2021. Cuatro meses después hubo divorcio. En noviembre del mismo año se reconciliaron y acudieron, por segunda vez, al Registro Civil para unir sus destinos. El abogado le prometió no agredirla más, pero al mes de ese nuevo enlace, Yrma Lydya recibió rudo ataque y fuerte golpiza.

 

 
 
                                                                               
 

Jesús le hacia la vida imposible a la joven cantante y ella lo denunció ante el Ministerio Público, en la Alcaldía de Álvaro Obregón, el 20 de diciembre, porque su marido la noche anterior la golpeó, la amenazó de muerte e intento ahogarla en el jacuzzi del baño de la casa.

 

 
 
                                                                     

Una historia truculenta del corto tiempo de vida matrimonial, habría de  culminar al encontrarse la pareja en el mencionado restaurant de comida estilo japonés. Si discutieron, nada oyeron otros comensales ni el personal de servicio. De pronto se escuchó un golpe “seco”, un balazo, e inmediatamente después otros dos disparos. Hernández Alcocer apresuró su salida y el chofer lo esperaba con la camioneta ya en marcha.

 

 
 
En el medio judicial Jesús Hernández Alcocer goza de muy mala fama, su imagen es del todo negativa, pues lo catalogan como grosero, prepotente, fanfarrón, altanero, agresivo y extremadamente presumido, además de que lo apodan “El Padrino” porque actúa como mafioso.

Sus abogados defensores “buscan que sea declarado inocente”. Seguramente el asesino de la joven cantante quiere hacer valer sus influencias políticas como hace 22 años, según consta en informaciones periodísticas, cuando su primera esposa “se suicidó” de dos tiros en el cuerpo. Se supo que la primera cónyuge “se suicidó, arrojándose por una ventana”.

 

 
 
 

Hernández Alcocer es un individuo dedicado al chantaje, es hábil extorsionador y acostumbra poner sobre el escritorio su pistola, al estar tratando los asuntos como acusador o como defensor, según el caso. Sus colegas pidieron no revelar los nombres de ellos, porque Jesús es una vergüenza para el gremio.

 

 
                                                                     

A su esposa Yrma Lydya repetidamente le gritaba que lo acusara, pero que nadie le haría caso por ser muy amigo del actual Presidente del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México. Decía gozar de la amistad del Secretario de la Defensa Nacional, por eso portaba armas de grueso calibre.

 

 
 
 

El licenciado Damián Martínez Juárez, quien encabeza la defensa, aseguró al término de la segunda audiencia que “confían ciegamente en su cliente y buscaremos la verdad jurídica que lo declarará inocente”.  Pero por lo visto, sus deseos se le cebaron porque su cliente estará otros cuatro meses en la cárcel y el juez que lleva el caso no piensa dejarlo libre.

 

 
 
 

Otro de los defensores, Ángel Hernández Guadarrama, prepara la coartada de que Jesús Hernández Alcocer es inocente “porque hay un tercero, plenamente identificado como el que disparó y salió corriendo del restaurant”; el abogado no reparó en afirmar que “era un tirador ajeno a Jesús, una persona que entró al privado y disparó”,

 

                                                                             
Mañosamente y pensando que de esa forma despertaría “la compasión” del juez, Jesús Hernández Alcocer llegó en silla de ruedas el pasado jueves 30, al Reclusorio Norte para la segunda audiencia del proceso. Pretendió hacer creer que no puede caminar. Ya, desde la noche del jueves 23, pensaba en que argumentaría a su favor el hecho de ser una persona de 79 años de edad, de la Tercera Edad, para ser procesado en libertad.  
 
 
 
 

 

Sus abogados se presentaron cargando gruesos volúmenes de legajos para fundamentar la solicitud de que Jesús tuviera la facilidad de regresar a su lujosa residencia en Jardines del Pedregal, Alcaldía de Álvaro Obregón. Sin embargo en la audiencia que duró más de siete horas, se demostró que existen elementos jurídicos suficientes para vincular a proceso al presunto homicida y a su chofer-escolta Benjamín Hernández Mendoza, por el feminicidio en agravio de Yrma Lydya Gamboa Jiménez. Benjamín por su presunta complicidad; lo acusan de haber entregado el arma a su patrón y ayudarlo a huir.

 

 
                                                                             
 

El juez de control, Juventino González Ocote, le dictó prisión preventiva oficiosa por espacio de cuatro meses. Hernández Alcocer y su empleado permanecerán tras las rejas y sus abogados podrán, en el caso de Jesús, hasta el término del período solicitar, nuevamente, que su defendido pueda gozar de arresto domiciliario. Aunque esto prácticamente será imposible porque finalmente se trata de un asesinato y el autor material a consideración del impartidor de justicia, no merece tal beneficio.

Yrma Lydya tuvo una vida muy corta y poco trascendente en el medio artístico, sin embargo, dicen que a los 9 años de edad fue conductora y participante en un festival celebrado en el Teatro de la Ciudad de México Esperanza Iris. Muchos la consideraron como una Niña Prodigio.

 

                                                                                 
En alguna ocasión, la cantante, hija del matrimonio formado por David Gamboa y María Jiménez dijo que desde los tres años de nacida, incursionó en la música y a los 5 ya estaba en un ballet. Contó que a los seis años cantaba ópera. Perteneció a la Royal Academy  of Dance y formó parte dela Compañía Nacional de Danza y a los 13, Embajadora de la Ciudad de México para Miss Texas Ambassador. Grabó tres discos, el primero con música norteña y dos con temas rancheros.
 
 
 

 

Como bailaría fue incluida en el reparto de El Cascanueces, La Bella Durmiente y El Lago de los Cisnes, así como en una pastorela de Sylvia Pasquel y vocalista con la Sonora Santanera y la Sonora Dinamita. En el presente 2022 Yrma Lydya se integró al Grupo GranDiosas compartiendo créditos con las consagradas María Conchita Alonso, Ángela Carrasco, Dulce, Alicia Villarreal, María del Sol y Rocío Banquels, así como tuvo intervenciones en diferentes programas del Canal de las Estrellas, que desafortunadamente no trascendieron.

De acuerdo con los datos recabados, Yrma Lydya, a los 19 años de edad, recibido el Premio Nacional de Artes y Cultura del Senado de la República, por parte de la Secretaria de Cultura.

 
 
 
 

 

En ese mismo 2019 la Cámara de Diputados le otorgó las preseas Benito Juárez y Gilberto Bosques, ésta en  grado de Doctor Honoris Causa “por su aportación a la cultura y méritos propios”.

 
 

 

El Congreso de la Ciudad de México le entregó el título de Doctor Honoris Causa. Vistió de toga y birrete, al igual que su amiga la Fiscal General de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, con quien se fotografió y dicha foto estuvo en redes sociales.

 

 
 
 
Yrma Lydya nació el 17 de septiembre de 2000, en la Ciudad de México. Falta mucho por saber sobre la relación que tenía con su esposo, así como aquellos motivos que obligaron a sus padres a mantenerse al margen de la terrible y tormentosa relación matrimonial que llevaba su hija. Este caso está cubierto por el manto de la incertidumbre y el misterio. En estos tiempos llenos de violencia podría servir para hacer que Netflix sacara una buena serie.
 
 
 
 
APUNTES FIDEDIGNOS
 
 
 
Y en otros temas menos desagradables, pero que tampoco causan mucha gracia, pues resulta que el presidente Andrés Manuel López Obrador sobrevoló la zona de construcción del Tren Maya, la cual se ubica entre los estados de Yucatán y Quintana Roo, y el muy cínico adelantó que ésta lleva un 50% de desarrollo por lo que se mostró orgulloso de llevar a cabo el proyecto “que el pueblo quiere”. Si claro, con eso de que hizo una amplia consulta popular para que esto se llevara a cabo sin tener previsto que se iban a devastar miles de hectáreas de selva y destruir los ecosistemas de varias especies animales, muchas de ellas, endémicas.
 
 
 
                                                                     

Por medio de su cuenta oficial de Twitter, el mandatario aseveró que en el desarrollo de la obra se han tenido que enfrentar a “amparos y ambiciones” de conservadores y corruptos, haciendo alusión a los procesos judiciales que han frenado que ésta siga su curso.

 

 
 
Sin embargo, recalcó que es la población la que apoya que se realice uno de los megaproyectos del actual sexenio, mismo que ayudará en el desarrollo de la zona, mencionó, especialmente en el aspecto del turismo debido a que arriban alrededor de 48 mil turistas al día en Quintana Roo. Cuando menos a mí, nunca me tomó parecer el tabasqueño en cuanto a la realización de ese proyecto completamente INNECESARIO…¿y a ustedes, los consultó?….¡¡¡¡SEGUIREMOS INFORMANDO!!!!
 
 
 
 
 
Dudas, comentarios, aclaraciones y amenazas:
 
 
 

Loading