abril 19, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Reaparece AMLO “Flaco, Ojeroso, Cansado” Y…¡Chueco!

 
 
*En un video que se difundió a través de las redes sociales, el presidente reconoció que sí se desmayó y que fue trasladado de emergencia en un avión hacia la CDMX
 
 
 
*En la grabación, “El Peje” lucía mucho más delgado, medio chueco del lado derecho del cuerpo y el traje se le veía grande
 
 
*Médicos aseguran que el mandatario no aguantaría otro embate de la misma naturaleza
*INE dictó medidas cautelares contra el canciller Marcelo Ebrard
 
 
 
PLUMA FUENTE
JUAN BERMÚDEZ
 
 
 
Para beneplácito de unos y desgracia de otros, pero con huellas demasiado visibles de que tiene severos problemas de salud, en pocas palabras muy demacrado y luego de cuatro días ausente, reapareció en video Andrés Manuel López Obrador, aceptó su desmayó –que no fue precisamente por causa del Covid-19- y que fue trasladado de emergencia en un avión ambulancia de Mérida hacia la Ciudad de México.
 
 
Reaparece AMLO mas delgado y muy demacrado (foto especial)
 
Desde el momento en que reconoció su desvanecimiento y su traslado de emergencia, Andrés Manuel dio completamente la razón al Diario de Yucatán, –a quienes llamó mentirosos, cuando el mentiroso es él-  donde salió publicado a detalle el momento en que ocurrió ese percance, con la firma del experimentado reportero Joaquín Orlando Chan Caamal, quien desde un inicio sostuvo: “yo vi caer al presidente”.
 
Joaquín Orlando Chan Caamal, el reportero que vio caer al presidente (foto especial)
Y como dice la canción que interpretaba aquel artista acapulqueño, ya retirado de los escenarios que fue conocido como Oscar Athie: “flaco ojeroso cansado y sin ilusiones”… Además chueco de la cara y lado derecho del cuerpo, con la mirada triste, así como con cinco o seis kilos menos –consecuencia de un infarto y hemiplejía- AMLO se mostró en una grabación ante la opinión pública.
Pero obvio nomás para dar lástima y seguramente por lo “traqueteado” que está, los gobernadores de Morena que fueron citados en Palacio Nacional para sostener una reunión privada con él, no lo pudieron ver y los atendió Adán Augusto López Hernández, Secretario de Gobernación.
 
 
 
“El Peje” se libró de los brazos de la muerte y durante cuatro días estuvo luchando por su vida con la ayuda de médicos especialistas, en el área de terapia intensiva del Hospital Central Militar, donde ni siquiera sus familiares tuvieron acceso. 
 
 
 
 
Y es que el infarto así como la hemiplejía que padeció desde el pasado domingo cuando se encontraba en una reunión con políticos y empresarios en Mérida, Yucatán, le estaban dando con todo y otro poco se va a tocar el arpa con San Pedro.
 
 
 
 
Pero como López Obrador sí tiene una atención médica mucho mejor que la de Dinamarca, “pos” la libró, pero si no se cuida, es muy probable que su cuerpo no aguante otro embate similar porque su corazón está bastante dañado y que conste que estas no son “especulaciones de gente que tiene el alma podrida”, como dijo el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, sino que es la opinión de médicos que han tenido acercamiento con el mandatario.
 
 
 
 
 
AMLO, recuerden ustedes estimados ciberlectores, es diabético, hipertenso, tiene arritmias cardiacas constantes, angina de pecho severa, se ha infartado cinco veces, padece de gota e hipotiroidismo, por lo que no puede subirse a los aviones. 
 
 
 
En pocas palabras, es un extenso catálogo de enfermedades y tiene esa terquedad de que querer morir siendo presidente, al igual que Benito Juárez –el primer traidor a la patria- y Venustiano Carranza y esperemos que eso nunca suceda, porque de lo contrario se vendría una desestabilización económica, política y social en el país de la cual, difícilmente saldríamos y estaríamos condenados a una inevitable extinción de nuestra moneda –con todo y que ahora sea conocida como “el super peso” y a la dolarización permanente. 
 
 
 
 
Pero con su ego a flor de su marchita piel y en su afán de demostrar que tiene un gran “umbral de inmunidad” y que sus “estampitas” lo protegen, pues se bañó, se puso un traje, una camisa y su respectiva corbata –que por cierto parecía Clavillazo por lo grande que le quedaba la ropa- y en un video que se distribuyó en redes sociales,  aseguró que actualmente se encuentra mejor de salud y quiso explicar lo sucedido durante el pasado fin de semana mientras estaba de gira en el sureste mexicano, debido a las especulaciones que comenzaron a surgir, provocadas claro está por la falta de información por parte de sus colaboradores y un reporte médico.
 
 
 
Las huellas de la hemiplejía y del infarto, reflejadas en el rostro de AMLO (foto especial)
 
 “Como presidente de México tengo la responsabilidad de informarles sobre mi estado de salud. Ya lo hice, pero, de todas maneras, como han habido especulaciones es importante decirles que estoy bien que tengo COVID, se me complicó”, fueron las primeras palabras que emitió.
 
 
 
Recordó que el fin de semana anterior se encontraba de gira en el sureste mexicano en donde visitó varias entidades con el fin de supervisar algunas obras del gobierno federal; sin embargo, reconoció que el contagio “le hizo crisis” debido a las altas temperaturas, lo que provocó que la presión se le bajara. ¿Y por qué se le bajó la presión?, pues porque su corazón no anda bien, nomás por eso.
 
 

 

“Estando en una reunión con ingenieros militares evaluando el Tren Maya y con otros servidores públicos como que me quedé dormido, fue una especie de vahído, como se dice coloquialmente. Llegaron inmediatamente los médicos y me atendieron”, explicó.

 
 
 
Fue en ese momento en el que se confirmó que sí se desmayó y estuvo algunos segundos sin conocimiento, razón por la que se habría propuesto llevarlo en camilla y en una ambulancia al hospital; a lo que el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, indicó que se hiciera lo necesario para salvaguardar la integridad del presidente.  
 
 

No obstante, el mandatario recordó que no aceptó la propuesta y, en cambio, explicó que “charoleó” a los presentes, “él es el general secretario, pero yo soy el comandante supremo de las Fuerzas Armadas”. Por lo que tuvo que ser atendido en el lugar en el que se encontraba.

 

 
 
“No me van a llevar a ningún lado, aquí me voy a quedar en este sillón y me van a atender”.
 
 

El político tabasqueño dio a conocer que rápidamente pudo ser restablecida su presión, por lo que descartó tener afectaciones en el corazón o en el cerebro. Tras algunas horas, el mandatario decidió volver a la Ciudad de México, el traslado se dio con una ambulancia aérea “donde no venía yo en camilla, venía consciente”.
 
 
 
“Sin embargo, empezaron las especulaciones porque mis adversarios…tienen mucha imaginación”. El mandatario también aprovechó para recordar los rumores que circularon sobre su estado de salud; sin embargo, destacó que él se encuentra “muy bien”, trabajando y negó los señalamientos sobre presuntos médicos especialistas en Palacio Nacional. Sin embargo, todo esto fue provocado por el mal o mejor dicho pésimo manejo de información del vocero Jesús Ramírez Cuevas y los altos funcionarios del gabinete.
 
 
 
“Estoy bien, me están informando lo que está pasando en el país, afortunadamente las cosas están marchando en lo económico, el peso sigue fuerte como nunca (…) también es un buen dato el del día de antier de que está bajando la inflación, sigue creciendo la economía, sigue habiendo empleos”, expresó.
 
 
 
 

Asimismo, López Obrador aprovechó el momento para hablar sobre aquellas personas que se regocijaron por su enfermedad o por el deseo de que se muriera, por lo que mandó buenos deseos y les pidió no demostrar tener una personalidad vacía y sin sentimientos.

 

 
 

“Me llama mucho la atención el odio, ¿no?, de algunas personas que quisieran que yo desapareciera, pero no deben de actuar de esa manera, ya hasta me producen sentimientos de afecto porque los considero muy desprovistos de buenos sentimientos, los veo muy solos, muy vacíos”, fueron las palabras que le provocaron los deseos de su muerte que se hicieron públicos.

 

 
 

Aunado a ello, recordó que después de la campaña de 2006 fue cuando comenzó a recorrer el país, momento en el que lo dieron por muerto por primera vez, acción que lo dio poder y ayuda para formar al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

 

 
Y ante el deterioro muy visible que tiene en su salud, AMLO confió en que pueda terminar su sexenio y cumplir las promesas que se hicieron durante la campaña electoral, las cuales cree que beneficiarán el desarrollo del país.
Remato esta parte de mi columna insistiendo en que si AMLO no se cuida simplemente no va a cargar a los peregrinos en diciembre, ya lleva dos cateterismos porque tenía las arterias bien tapadas. Y si a alguien no le gusta lo que escribo, pus “que sigan ladrando los perros”, total, ahí está mi correo al final de esta información “pa que se desahoguen a gusto”
APUNTES FIDEDIGNOS
El Instituto Nacional Electoral (INE) dictó medidas cautelares contra Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, por lo que éste deberá deslindarse de mensajes en los que se hace propaganda a su favor.
 

 

 

 

 

Por resolución del INE, Ebrard deberá emitir un mensaje público en su cuenta oficial en internet y en su perfil en redes sociales en la que se deslinde de diversos mensajes que lo promocionan. La publicación tendrá que estar en un lugar fijo y visible.

 

 
Las medidas dictadas por el órgano electoral fueron en respuesta a una queja promovida por un ciudadano, la cual fue calificada como procedente por el voto razonado de la consejera Rita López Vences, quien desde el pasado 3 de abril se unió al Consejo General del INE.
 
 
 
Dudas, comentarios, aclaraciones y amenazas:

Loading