abril 13, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Gustavo Adolfo Infante, “Lalo” Carrillo y Addis Tuñón: Puercos, Depravados y Mentirosos

 
 
 
 
 
*Los tres seudo comunicadores se han distinguido por su mal comportamiento con su equipo de producción
 
 
 
 
 
*”El Patas de Molcajete” está denunciado ante la FGJ por asesinato y secuestro en grado de tentativa así como por delincuencia organizada
 
 
 
 
 
*”Lalo” Carrillo tiene una denuncia penal por acoso sexual que le fue interpuesta por un joven que hacía su servicio social en Grupo Imagen
 
 
 
 
 
 
*Addis Tuñón se ha distinguido por hacer la vida imposible a sus compañeros de trabajo y carece de cédula profesional al igual que Gustavo Adolfo Infante y “Lalo” Carrillo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De la redacción/El Cotilleo
 
 
 
El programa “De Primera Mano” se ha convertido en un verdadero “chiquero”, toda vez que es conducido por tres personas que tienen dudosa calidad moral y un pasado bastante oscuro, lleno de violaciones, alcoholismo, amenazas, acosos sexuales y laborales, así como de denuncias penales que obran sobre ellos, mismas que ya han salido a la luz pública y que mediante jugosas cantidades de dinero han logrado el no ejercicio de una acción penal.
Gustavo Adolfo Infante Seañez y/o Gustavo Adolfo Infante Morales, “Lalo” Carrillo y Addis Tuñón se han distinguido por ser groseros, prepotentes, mentirosos, mitómanos, asquerosos, pervertidos, drogadictos y falsos periodistas e incluso ninguno de ellos cuenta con una cédula profesional ni título universitario que los avale como comunicadores.
 
                                                                       
 
 

Policías de Investigación adscritos a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) –quienes pidieron el anonimato- aseguraron que existen cinco viejas denuncias contra el periodista de espectáculos, tres de ellas son por acoso sexual, una por abuso sexual y otra más porque presuntamente violó a una joven de 16 años de edad; las cuales por supuesto duermen el sueño de los justos.

 
 
 
 
De acuerdo con los informantes, las carpetas de investigación en las que se le señala son OIC/SS/D/001/2021,CI-FICOY/COY-1/UI-1 C/D/02671/06-2021, CI-FIAR/A/UI-2 S/D/00015/06/2021, CI-FIGAM/GAM-1/UI-3 S/D/00736/05-2021 y  CI-FIDDS/E/UI-2 C/D/00544/05-2022. Y existen otras 16 más en su contra que ya fueron publicadas en este medio informativo.

 
 
 
 
Lo anterior, porque el indiciado de 57 años, casado con Verónica Cuevas, con quien actualmente tiene dos hijos, Valeria y Gustavo Infante Cuevas, nacido en la Ciudad de México el 14 de abril 1965  –quien por cierto se pone mascarillas y se pinta a diario el cabello para ocultar su edad porque ya lo tiene completamente blanco- no tuvo más remedio que ofrecer jugosas cantidades de dinero a los afectados para que ya dejaran esos asuntos por la paz.

 
                                                                     
 
 
De acuerdo con datos proporcionados por gente de su equipo de trabajo, a Infante Seañez le encanta irse de romance en restaurantes de Polanco, –como El Cuerno, Nobu y Parole- con chavitos que hacen sus prácticas profesionales en la misma empresa a quienes los seduce con la promesa de que los va a impulsar para que triunfen en el gremio periodístico.

Dicen los informantes que es bien sabido en Grupo Imagen y el gremio del espectáculo que a Gustavo Amorfo Infame –así lo llaman sus colaboradores de las emisiones que conduce-  «se le hace agua la canoa» y para dar rienda suelta a sus más sucios instintos amorosos, acude con regularidad a un prestigiado restaurante conocido como La Casa del Pastor y ahí se pone romántico con una botella de vino tinto, así como con unos tragos de ron y se come a besos a sus jóvenes acompañantes.

 
 
 
 
Las fuentes informativas comentan que el año pasado confesó ante un grupo de amigos, que estaba completamente enamorado de Daniel Bisogno, conductor del programa Ventaneando, pero que nunca tuvo la oportunidad de decírselo por miedo al rechazo que pudiese haber sufrido por parte de dicho conductor. Y es que es bien sabido que a Bisgono le gustan los chavitos altos, delgados y güeritos, con los que acuden con regularidad a los bares que se encuentran instalados sobre la calle Amberes, en la zona rosa.

                                                                     

De hecho, el 20 de mayo 1996, durante la presentación de una novela que se llamó «Nada Personal» a la que también asistió en ese tiempo Gustavo Adolfo, quien una vez que ya tenía su cobertura lista y al iniciar el convivio para la prensa que había sido convocada, se puso una borrachera y se dio tremendos besos con un reportero ya fallecido del extinto Diario La Tarde, que se llamaba Arturo Cifuentes, oriundo de Chihuahua, Chihuahua.

 
 
 
 
Incluso, por ahí se rumoró en ese tiempo, que ya entrados en copas, ambos se fueron de «la manita» a vivir una noche de retorcida pasión en un hotel de la colonia San Rafael, muy cercano a la estación San Cosme del Metro, que pertenece a la línea 2 que corre de Cuatro Caminos a Taxqueña.

 
 
 
 
Incluso, tras ese encuentro tan íntimo, el mismo Arturo Cifuentes –quien por cierto años después murió en la indigencia en calles de la Zona Rosa y víctima de un alcoholismo muy avanzado- presumía constantemente ante varios reporteros que en ese tiempo cubrían la fuente de espectáculos, que «se cogía muy seguido a Gustavo Adolfo» y que incluso, tenía que darle «unos putazos en las costillas y jalarle las greñas para que apriete porque ya estaba muy aguado», además de que le gustaba vestirse como mujer.

 
 
 
 
Por algo varios artistas que han tenido diversos problemas con Gustavo Adolfo, comentan constantemente que es un homosexual, bicicleto, alcohólico y drogadicto. Aunque también es conocido que cuando trabajaba para televisa era protegido del actor y productor Ernesto Alonso quien ya en su etapa de madurez se declaró abiertamente gay.

                                                                       
                                                                   

“Es de closet. Ya tomado le da por sobarle la pierna a los compadres”, escribió una persona identificada como Doña Carmelita @CarLon_2020; “Ay, mis amores, yo viví un tiempo en la calle de Kant y me lo encontraba seguido entrando a Cadena3 con sus pu71shorts, pues se iba a correr y ligar muchachitos en el Circuito Gandhi”, escribió por su parte la cuenta La Gran Cachirula @CachirulaLaGran.

Cabe recordar que el 28 de mayo 2020, Amorfo Infante fue blanco de duras críticas y burlas debido a que en redes sociales circularon una fotografías donde aparecía muy sonriente vestido de mujer.
Tras el escándalo, Gustavo tuvo que aceptar de inmediato que las fotos eran reales y que incluso había un video pero aclaró que se pintó los labios, se maquilló, se puso una peluca rubia y un vestido blanco, –muy al estilo de Marilyn Monroe- para cumplir un reto que le hizo la cantante Ninel Conde «El Bombón Asesino», cuando él/ella trabajaba para Telemundo.

Sin embargo, quienes lo conocen personalmente aseguran «que se sintió como pez en el agua, porque ha tenido pocas oportunidades de sentirse mujer, de vestirse como tal –sobre todo caracterizarse como Marilyn Monroe- y soñar con que algún  jovencito apuesto –como a él le gustan- le robe miles de besos y de paso, ‘le de pa sus tunas´.

 Infante fue denunciado ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) por los delitos de homicidio en grado de tentativa, amenazas e intento de secuestro que cometió en contra del actor Alfredo Adame Von Knoop. Las investigaciones en este sentido continúan.
De acuerdo con la carpeta de investigación CI-FIVC/B/UI-2 S/D/00071/02-2021 a la cual tuvo acceso este medio periodístico y posee copias. los hechos ocurrieron el 12 de marzo 2021, cuando el histrión recibió diversas llamadas y mensajes de Whats App a su teléfono celular por parte del «periodista» y un grupo de personas para amedrentarlo.

                                                                       
En el expediente se señala que durante todo un año, Adame Von Knoop tuvo que soportar esa situación, al grado de que durante las investigaciones, la FGJCDMX lo canalizó con un psicólogo para que diagnosticara el grado del daño emocional que Gustavo Adolfo Infante, conductor de Grupo Imagen, le había ocasionado.
No conforme con eso, el polémico conductor reunió a un grupo de personas identificadas como Carlos Trejo –el cazafantasmas-  Luis Alberto Ordaz y Pablo Mendizábal Aragón para que se encargaran de continuar con el hostigamiento psicológico vía telefónica en contra del actor, quien ante dicha situación decidió buscar asesoría legal para terminar con ese problema.
                                                       
En sus primeras declaraciones ante el Ministerio Público, Alfredo Adame señaló que «un periodista de espectáculos (Gustavo Adolfo Infante) de una importante televisora, me contactó para decirme que quería presentarme a un empresario que organiza eventos musicales, bailes y que además produce Reality Shows, quien tenía interés de conocerme ya que yo también ejercía como productor de televisión».

Ese empresario –dice el inconforme- quería que yo le produjera y participara en sus eventos, para lo cual junto con Infante me invitó a comer en un restaurante ubicado en la colonia Juárez de la Ciudad de México, sin embargo, su actitud se me hizo demasiado sospechosa, por lo cual tomé mis reservas.

De acuerdo con el documento judicial, Héctor Aguilar, el supuesto empresario de Aguascalientes y Gustavo Adolfo infante querían que junto con ellos, Adame Von Knoop fuera a un rancho que está ubicado en Apatzingán, Michoacán, para hacer una cotización del evento que se tenía contemplado.

Se planearon fechas y horarios, pero la apretada agenda de trabajo que tenía Alfredo Adame, le obligó a cancelar dicho viaje y posponerlo. De ahí en adelante, tanto Infante como su «socio» (el empresario) comenzaron a insistirle de manera más que reiterada a que fuera al rancho para mostrarle el proyecto completo.

Ante tanta insistencia y dado que jamás le presentaron un proyecto real, Adame Von Knoop intuyó que todo era una farsa y comenzó a investigar sobre la identidad del supuesto empresario y resultó que nadie lo conocía, además de que el sujeto ya había contratado a un sicario que tenía un mes de haber salido de la cárcel, para asesinarlo una vez que se encontrara en aquel rancho ubicado en Apatzingán.

También los mensajes amenazantes de whats app que hicieron Carlos Trejo, Luis Alberto Ordaz y Pablo Mendizábal Aragón se hicieron más constantes y los números de los teléfonos celulares de donde provenían, están sujetos a investigación por parte de la policía cibernética de la FGJCDMX.

«Desde ese momento ya no puedo vivir tranquilo, prácticamente estoy todo el tiempo con zozobra de que ambos puedan cumplir con sus amenazas, estoy en un estado de nerviosismo e intranquilidad», señala el afectado dentro de la carpeta de investigación.

Dentro del equipo de trabajo del presentador de Grupo Imagen, Gustavo Adolfo Infante Seañez (su nombre artístico) y/o Gustavo Adolfo Infante Morales (su nombre verdadero), hay integrantes quienes –.al igual que él- se comportan de una manera nefasta, tienen un pasado comprometedor con denuncias ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, por acoso sexual y de índole laboral.
Este es el caso de Luis Eduardo Martínez Carrillo conocido como «Lalo Carrillo», uno de los co conductores de la emisión «De Primera Mano» que se transmite por Imagen TV, quien en diversas ocasiones ha sido señalado como misógino, abusivo y acosador sexual de hombres jóvenes estudiantes de la carrera Comunicación y Periodismo que acuden a la televisora en busca de una oportunidad para hacer sus prácticas profesionales.

Cabe señalar que este co conductor, al igual que su jefe, Gustavo Adolfo Infante, tampoco tiene una cédula profesional que lo acredite como periodista, toda vez que su nombre no aparece en el Registro Nacional de Profesionistas, área perteneciente a la Secretaría de Educación Pública (SEP). En la misma situación se encuentra Addis Tuñón.

                                                                               
Las preferencias sexuales de hombres y mujeres son respetables, pero –dicen fuentes muy cercanas al protagonista de esta historia- que «Lalo» Carrillo que en cuanto ve la primera oportunidad, de inmediato da rienda suelta a su atracción por el sexo masculino y comienza a coquetear pero de manera bastante grotesca e incluso a los jóvenes practicantes les promete que si le brindan unos ratos de placer, tendrán el «éxito asegurado» en el periodismo de los espectáculos.

En este sentido, un joven estudiante de periodismo, con 21 años de edad, –quien prefirió guardar el anonimato por «simple pena»-, narra que cuando hizo sus prácticas profesionales en Imagen TV, conoció a «Lalo», quien comenzó a portarse muy amable y atento con él.

«Al principio me cayó bien e incluso a veces me invitaba a comer cerca de la televisora, pero llegó el momento en que esas invitaciones eran casi diario y de manera muy insistente, además de que comenzó a enviarme mensajes a mi número de celular para decirme que si me aventaba un round íntimo con él, se encargaba de colocarme como reportero de espectáculos en la televisora y con un buen salario», señala.

Cansado de esta situación –relata- opté por ir a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México para interponer una denuncia en contra de ese cuate y una vez que así sucedió me dieron fecha para ratificar mi denuncia en contra de «Lalo», pero ya no acudí por falta de tiempo, pues tenía que ir a la escuela y aparte buscar otro lugar donde pudiera hacer mi servicio social sin que me estuvieran acosando.

De acuerdo con la FGJ la denuncia fue interpuesta contra Luis Eduardo Martínez Carrillo (el verdadero nombre de «Lalo» Carrillo) pero quedó archivada toda vez que a falta de su ratificación, no se le pudo dar seguimiento ni tampoco sancionar al presunto responsable por el delito de acoso sexual.

Por su lado, la periodista Bárbara Barquín asegura que «Lalo» le hizo vivir mientras trabajaron juntos, e incluso aseguró que no es la única que ha pasado por su enorme y cotidiano abuso de poder. Dice que tiene videos y demás pruebas con las que puede demostrar sus dichos.

                                                                             
“Ahí empezó el infierno, no soy psicoanalista, ni soy especialista en el tema, pero como cualquier persona sabe este señor, me atrevo a decir que tiene conductas psicópatas muy severas”.

Aunado a ello destacó que él no quiere a las mujeres, pues era muy marcada sus malas actitudes, las ponía a trabajar más de 16 horas sin parar.

                                                                           
E incluso Barquín destacó que a ella le tocó trabajar estando embarazada, algo que supuestamente no le importó a Carrillo y la mandó a cubrir un evento fuera de la Ciudad.

Pero eso no fue todo, era tanto el control que tenía Lalo que regañaba a las personas que estaban a su cargo cuando iban a comer.

Entre los camarógrafos de Imagen TV, se comenta de manera muy insistente que actualmente «Lalo» está como conductor en ‘De Primera Mano’ porque aparte de que tiene un gran poder de convencimiento, se acuesta con Gustavo Adolfo Infante, quien es considerado como un sujeto de «ida y vuelta».

En redes sociales ha salido al descubierto la verdadera y horrible cara –y no precisamente porque hayan sacado fotos sin maquillaje- de Addis Tuñón, co conductora del programa «De Primera Mano» que se transmite en Grupo Imagen, cuyo titular es el decadente Gustavo Adolfo Infante Seañez y/o Gustavo Adolfo Infante Morales, quien en las secciones de espectáculos de diversos programas televisivos y de youtube así como en medios periodísticos digitales, ha sido duramente criticado y calificado de cerdo, pervertido, alcohólico, drogadicto, acosador, violador y pederasta.
                                                                                 
De acuerdo con investigaciones realizadas por este diario digital y datos proporcionados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), la presentadora de televisión nacida el 14 de julio 1976 –es decir tiene tiene 46 años de edad- bajo el signo de cáncer, jamás estudió la licenciatura en periodismo y comunicación colectiva ni la de ciencias de la comunicación que se imparten en cualquier universidad. Se buscó su nombre en el Registro Nacional de Profesionistas y también se corroboró que no cuenta con cédula profesional al igual que su patrón «El Patas de Molcajete».

Addis –quien en sus redes sociales se autonombra «periodista»- se inició simplemente de forma empírica en un programa de televisión a los 12 años de edad en su natal Chihuahua y con el paso del tiempo se convirtió en actriz de doblaje y debido a su desmedida hambre de triunfo, recurrió a sus encantos físicos  –aunque no se sabe a ciencia cierta cuales si no tiene ninguno- para despegar su pobre trayectoria y en la Ciudad de México trabajó como creativa y locutora de los Canales 5 y 2 de Televisa, además de reportera del programa «Testigo en Alerta», programa en el que jamás destacó.
Posteriormente, Tuñón vio que le resultaba fácil aflojar el cuerpo para obtener más beneficios laborales y fue en Telemundo donde un conocido productor le ofreció hacer espectáculos en el programa «Cotorreando», del cual también fue conductora en Miami, Florida. Participó en el programa “Hoy” de Televisa y más tarde en la cadena Univisión-México. Colaboró en Hola TV como agencia de información y se desempeñó como «columnista» –ahora resulta que ya cualquiera escribe una columna-  en el periódico La Opción.

De acuerdo con informantes, en muchas de sus entrevistas y a pesar de que es una mujer casada, Addis se ha destacado por «echarle los perros» a varios actores y cantantes, a quienes incluso les ha pedido que «se den un agasajón» a escondidas –sobre todo cuando ha ido a sus casas- o incluso, frente a los camarógrafos que la han acompañado en esos momentos.

Pero eso no es todo, esta presentadora de los espectáculos –cuyos detractores le apodan «La Güila- también ha demostrado que aparte de ser buena para pagar presuntamente favores con «cuerpomático», carece de escrúpulos y que está más que dispuesta a pasar sobre quien sea para lograr sus objetivos y para muestra, un fiel testimonio de una de sus ex compañeras de trabajo, a quien le hizo la vida imposible en todo momento y como este, hay varios que pronto saldrán a la luz pública:
Addis Tuñón trae la misma escuela nefasta que Gustavo Adolfo Infante, al grado que también se ha convertido en enemiga de varios artistas que ahora no quieren verla «ni en pintura». Como dicen por ahí «las cosas siempre caen por su propio peso».

Loading