julio 13, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

La Copia Exacta de Gustavo Adolfo Infante: “Lalo” Carrillo, Acosador Sexual, Cerdo, Pervertido Y Falso Periodista

 

*El co conductor de la emisión “De Primera Mano” tiene denuncias por acoso sexual y laboral
 
 
*Acude a fiestas de la comunidad LGBTTTI para “ligar chavitos” y trata de llevárselos a su casa u hoteles de paso para saciar sus más bajos instintos
 
 
 
*En dichos convivios, lo conocen por “La Lala” y/o “La Guicha” y lo consideran como un tipejo alcohólico, nefasto, cerdo, depravado, ridículo, enfermo y sidoso
 
 
 
*Dicen que al igual que su jefe Gustavo Adolfo Infante, cuando está borracho le gusta vestirse de mujer e imitar a la cantante Thalía y meterse al baño para ver penes
 
 
 
 
 
La sombra del descrédito se cierne sobre el equipo de producción de Gustavo Adolfo Infante Seañez y/o Gustavo Adolfo Infante Morales, toda vez que tiene integrantes con un pasado bastante comprometedor, un comportamiento nefasto, con denuncias ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), por acoso sexual y laboral; incluso gozan del desprecio y rechazo de la comunidad Lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI.)
 
 
 
Este es el caso muy específico de Luis Eduardo Martínez Carrillo conocido como «Lalo Carrillo», uno de los co conductores de la emisión «De Primera Mano» que se transmite por Imagen TV, quien en diversas ocasiones ha sido señalado como misógino, abusivo y acosador sexual de hombres jóvenes estudiantes de la carrera Comunicación y Periodismo que acuden a la televisora en busca de una oportunidad para hacer sus prácticas profesionales.
                                                                     
Cabe señalar que este co conductor, al igual que su jefe, Gustavo Adolfo Infante, tampoco tiene una cédula profesional que lo acredite como periodista, toda vez que su nombre no aparece en el Registro Nacional de Profesionistas, área perteneciente a la Secretaría de Educación Pública (SEP).  Situación de la que ambos nunca se han atrevido a comentar ante los medios de comunicación.
                                                                   
Las preferencias sexuales de hombres y mujeres son respetables, pero –dicen fuentes muy cercanas al protagonista de esta historia- que «Lalo» Carrillo que en cuanto ve la primera oportunidad, de inmediato da rienda suelta a su atracción por el sexo masculino y comienza a coquetear pero de manera bastante grotesca e incluso a los jóvenes practicantes les promete que si le brindan unos ratos de placer, tendrán el «éxito asegurado» en el periodismo de los espectáculos.
 
Incluso, integrantes de la comunidad LGBTTTI, que conocen a “Lalo” o “Lala” y/o “La Guicha” –como le llaman-  argumentan que cuando acude a las fiestas que organiza ese grupo social, “se transforma y trata de ligar a chavitos para llevárselos a su casa o bien a hoteles. Ha habido ocasiones que hasta incluso ha tratado de que le hagan sexo oral o bien, les pide a ‘sus conquistas’ que se lo hagan”.
 
 
Al ser entrevistados por este medio periodístico, comentan que en últimas fechas, la presencia de “Lalo” ya se ha vuelto muy incómoda en los convivios de dicha comunidad y procuran ya no invitarlo, porque ahora lo consideran un tipejo nefasto, cerdo, depravado, ridículo y enfermo. Incluso, agregaron, al igual que su jefe Gustavo Adolfo Infante, le gusta embriagarse, vestirse de mujer, imitar a la cantante Thalía y meterse a los baños para ver penes. “Ha de estar hasta sidoso”, dicen.
 
 
                                                                     
Cabe recordar  que un joven estudiante de periodismo, con 21 años de edad, –quien prefirió guardar el anonimato por «simple pena»-, narra que cuando hizo sus prácticas profesionales en Imagen TV, conoció a «Lalo», quien comenzó a portarse muy amable y atento con él.
«Al principio me cayó bien e incluso a veces me invitaba a comer cerca de la televisora, pero llegó el momento en que esas invitaciones eran casi diario y de manera muy insistente, además de que comenzó a enviarme mensajes a mi número de celular para decirme que si me aventaba un round íntimo con él, se encargaba de colocarme como reportero de espectáculos en la televisora y con un buen salario», señala.
Cansado de esta situación –relata- opté por ir a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México para interponer una denuncia en contra de ese cuate y una vez que así sucedió me dieron fecha para ratificar mi denuncia en contra de «Lalo», pero ya no acudí por falta de tiempo, pues tenía que ir a la escuela y aparte buscar otro lugar donde pudiera hacer mi servicio social sin que me estuvieran acosando.
De acuerdo con la FGJ la denuncia fue interpuesta contra Luis Eduardo Martínez Carrillo (el verdadero nombre de «Lalo» Carrillo) pero quedó archivada toda vez que a falta de su ratificación, no se le pudo dar seguimiento ni tampoco sancionar al presunto responsable por el delito de acoso sexual.
Por su lado, la periodista Bárbara Barquín asegura que «Lalo» le hizo vivir mientras trabajaron juntos, e incluso aseguró que no es la única que ha pasado por su enorme y cotidiano abuso de poder. Dice que tiene videos y demás pruebas con las que puede demostrar sus dichos.
“Ahí empezó el infierno, no soy psicoanalista, ni soy especialista en el tema, pero como cualquier persona sabe este señor, me atrevo a decir que tiene conductas psicópatas muy severas”.
Aunado a ello destacó que él no quiere a las mujeres, pues era muy marcada sus malas actitudes, las ponía a trabajar más de 16 horas sin parar.
                                                                               
E incluso Barquín destacó que a ella le tocó trabajar estando embarazada, algo que supuestamente no le importó a Carrillo y la mandó a cubrir un evento fuera de la Ciudad.

 

 

Pero eso no fue todo, era tanto el control que tenía “Lalo” que regañaba a las personas que estaban a su cargo cuando iban a comer. De hecho, se ponía como loco y muy eufórico.

Entre los camarógrafos de Imagen TV, se comenta de manera muy insistente que actualmente «Lalo» está como conductor en ‘De Primera Mano’ porque aparte de que tiene un gran poder de convencimiento, se acuesta con Gustavo Adolfo Infante, quien es considerado como un sujeto de «ida y vuelta» e incluso, se mete a los baños de hombres en la empresa, para espiar a la gente que entra sobre todo a orinar, para verles el pene.

Loading