mayo 29, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Verónica Palomares, Bruja Y Santera ¡¡¡¡Al Extremoooooooo!!!!

 
*Amenaza a sus empleados con «enviarles al muerto» para qué les vaya mal, si no aceptan participar en rituales santeros
 
 
*Al Extremo ha comenzado a bajar drásticamente su rating tras el cambio de conductores que recientemente se efectuó
 
 
*La actual productora de esa emisión recientemente se rompió un pie y asegura que “le hicieron brujería” los anteriores conductores e integrantes de su equipo de trabajo
 
 
 
 
Martha Patricia Olamendi/Columna invitada
 
 
 
 
Y que les cuento, estimados lectores, pues resulta que TV Azteca, aquella empresa que hace tiempo se caracterizó por su «señal con valor» y actualmente por ofrecer «más contenido en vivo y menos bla bla», se ha convertido en un auténtico templo del oscurantismo, el terror, la perdición, la depravación sexual y el nepotismo a espaldas de su propietario, Ricardo Benjamín Salinas Pliego, quien es muy apegado a la religión católica, apostólica y romana.
 

A esta columna llegó la información de que no tarda en estallar la bomba en esa televisora luego de que Ricardo Salinas Pliego y su hijo Benjamín  se enteraron por redes sociales que en el interior de su empresa se realizan en forma clandestina rituales de santería para mantener el rating de algunas producciones como Al Extremo, que prácticamente van en decadencia. 
 
 
 
Y es que Verónica Cecilia Palomares Pérez, actual productora de dicha emisión desde que se inició en las sectas de la santería se ha encargado de propiciar todos aquellos males mencionados y por supuesto, obliga a sus subordinados a seguirle “el juego” y si se niegan los amenaza con correrlos y hasta con enviarles “al muerto” para que les vaya mal.
 
 
 
Ese programa que inició en 2008 ahora vive su peor temporada toda vez que su formato ya no ha sido renovado –mas que sus conductores como Uriel Estrada, quien por cierto es pedante y muy muy muy malo en su trabajo-  y eso le costado que millones de personas hayan dejado de ver esa emisión que alguna vez fue la mejor de TV Azteca y Azteca América. 
 
 
Peor antes de continuar con este tema que para muchos de ustedes resultará más que interesante, les comento que precisamente Uriel Estrada –quien se siente hecho a mano por los dioses (con que no sean los del oscurantismo)- llegó a la emisión ampliamente recomendado por Sandra Smester, directora general de TV Azteca y de Leo Marker, director de talento, luego de que éste alto ejecutivo le pidiera caricias al joven conductor, así los rumores.
Y continuando con el tema, está claro que las segundas partes nunca han sido buenas y menos cuando caen en manos de gente sin talento y llena de maldad, al grado de que echan mano de rituales oscuros como la santería para que «la chamba salga bien» y en este caso, «el rating se mantenga elevado», aunque eso no ha funcionado plenamente. 
 
 
Prueba de ello es que incluso, recientemente Verónica Palomares se rompió una pierna y absurdamente ahora le echa la culpa de su accidente a todos aquellos que formaron parte de la producción en años pasados, al grado de que asegura que “le están haciendo brujería para arruinarla”, aunque realmente, tal parece que ha comenzado a revertirse todo lo malo que ella ha hecho contra quienes en su momento formaron parte de su equipo de trabajo, es decir, a conductores, productores, jefes de información, reporteros y asistentes.
 
 
Pero eso no es todo, pues desde que decidió vivir en unión libre, Palomares Pérez comenzó a favorecer a su esposo Rahmar Villegas, ex participante de master chef, padre de sus dos hijos y a quien de inicio metió a trabajar al programa para que diera recetas de cocina y posteriormente convertirlo en reportero, sin tener los estudios para ello; además de que incluso, la su suegra, le ha pagado los vuelos directos desde Estados Unidos para que acudiera al estudio y le ayudara a Rahmar con su sección de cocina en calidad de invitada especial.
 
De acuerdo con fuentes fidedignas, Verónica Cecilia quien aparte de que hace sus ceremonias paganas en su oficina y en el estudio donde se graba Al Extremo, obliga a los conductores a que también participen en esas cuestiones para que «a todos les vaya bien», y si los conductores de la emisión se niegan, de inmediato los amenaza con «enviarles al muerto para que se encargue de ellos» y aparte, con quitarles el trabajo, además de que les impuso como regla inquebrantable, que se vistan de blanco todos los jueves. 
 
 
Incluso, hay quienes aseguran que ya llegó al grado de enviar gente a diversos panteones de la capital del país para que desentierren restos humanos y sirvan como parte de los negros rituales que practica diariamente.

 
Así de ese tamaño están las cosas en esa producción de la televisora del Ajusco. Desgraciadamente la producción de Al Extremo ya tiene una pésima fama al interior de TV Azteca no solo por el sospechosismo de carácter esotérico, sino porque la mayoría de sus actuales integrantes se caracterizan por ser traicioneros, chismosos, conflictivos y tener una personalidad de «doble cara», algo que anteriormente no existía en ese equipo de trabajo.
 
 
 Y si no que se lo pregunten a Antonio Carbonell, quien entró a la producción como asistente de edición y gracias a sus malas mañas y con el tiempo, ascendió rápido y hasta se hizo novio de Verónica Palomares, pero poco le duró el gusto porque tras su tórrido romance, ese muchacho se quedó sin empleo porque ya no le sirvió a los intereses laborales y sexuales de su ex patrona.

Esta última ha optado por hacer diversos cambios incluso hasta de conductores que realmente no han garantizado levantar la audiencia de Al Extremo, sino todo lo contrario. La emisión ha comenzado irse a pique irremediablemente.

 
Por cierto, algo muy característico de aquellos integrantes de Al Extremo que son muy cercanos a Palomares Pérez es que portan pulseras y collares de la religión Yoruba…lo malo de esto es que Ricardo Salinas Pliego y su hijo Benjamin no aceptan creencias que no sean católicas y ya estudian qué medidas van a tomar en estos días…a lo mejor con un poco de agua bendita se van las malas vibras de Al Extremo.
 
 
Por lo pronto, Verónica ya estará en la mira de ambos empresarios; así que aunque ella y sus seguidores se quiten sus pulseras y sus collares que portan diario y dejen de vestir con ropa blanca, no podrán escapar del yugo de los Salinas porque ya están bien identificados, sobre todo un editor identificado como Aldo Noriega, de quien dicen, es el principal “lame botas” y compañero de borracheras de la “flamante productora”.

Verónica Palomares se ha mantenido en la empresa debido a su ilimitada maldad y sus actitudes de «doble cara» que no le cuesta ningún trabajo ponerlas en práctica y en forma constante.

 
Precisamente su forma de ser que muchos de sus allegados califican como «demasiado nefasta» ya había sido despedida de la empresa cuando ella trabajaba en el área de producción de noticias en la televisora del Ajusco.

 
Sus propios compañeros le tendieron «un cuatro» en cabina, que consistió en que ella ordenara la transmisión de una nota que no había sido aprobada y que por lo tanto tenía que ser desechada inmediatamente.

 
Con engaños le hicieron creer qué tal información si se podía transmitir al aire sin mayor problema y cuando así sucedió, de inmediato fue llamada por la dirección de noticias donde recibió una fuerte reprimenda y finalmente fue despedida.

 
Pero Verónica de inmediato acudió con algunos de sus amigos y les pidió que la ayudara para que no se quedara sin empleo y la recomendaran con Omar Ochoa, entonces productor de Al Extremo, quien la rescató de su breve ostracismo y con el tiempo la convirtió en productora ejecutiva. 
 
 
Así fue cómo Palomares Pérez llegó a ese programa televisivo, para después manejarlo a su antojo hasta echarlo a perder y correr por supuesto a quienes ella consideraba que no le iban a ser serviles ni le iban a entrar “al rollo” de la santería…¡¡¡Esta historia continuará!!!

Loading