junio 15, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

QUE SE VAYAN “LOS CHUCHOS” DEL PRD PARA QUE HAYA TRANSFORMACIÓN, EXIGEN DIRIGENTES

*Jesús Zambrano y Jesús Ortega, líderes de la corriente Nueva Izquierda, llevan más de 13 años enquistados en la dirigencia
*En agosto del próximo año, habrá elecciones internas y se definirá el destino político de Sol Azteca
*El PRD se encuentra muy debilitado y resquebrajado, por lo qué hay la necesidad de renovarlo para evitar su ocaso
*Miguel Ángel Mancera pretende contender por la dirigencia del PRD en agosto próximo
Juan Bermúdez

Las constantes y fuertes pugnas de las corrientes internas por obtener el poder, el resquebrajamiento político y un pésimo liderazgo, han provocado que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se encuentre muy debilitado y con la enorme necesidad de fortalecerse para que vuelva a brillar en los escenarios políticos, si otra cosa no ocurre.

De acuerdo con informes de gente cercana a las cúpulas perredistas, la situación es aprovechada por el actual coordinador de la
bancada del partido en el Senado de la República, Miguel Ángel Mancera Espinosa, quien pretende quedarse como líder nacional del instituto político, una ve que concluya su periodo como legislador y sacar a “los chuchos” de la dirigencia.

Y ha tratado de hacer alianzas con las cúpulas para lograr su objetivo, aunque no la tiene tan segura toda vez que muchos integrantes de las distintas corrientes izquierdistas lo catalogan como un “vil oportunista, ratero y vividor”.

Muchos pronosticaban que los dirigentes reales del PRD desde hace por lo menos 13 años, los llamados “Chuchos”, sólo se quedarían con el cascarón de ese partido, si continuaban con la lógica tribal de pugnas internas.

Y sí. El tiempo les dio la razón a estos agoreros. A estos dos que se han enquistado en el partido, cual vil tumor maligno, casi imposible de remover y que se niegan a “soltar el hueso”.

Hoy, con niveles de votación que sólo les dio para rasguñar el registro como partido político nacional, con una militancia que optó por irse en desbandada hacia Morena, con todos sus referentes históricos fuera del partido y colocados como la última fuerza política del país (de siete), los perredistas van por un “cambio radical”… de imagen y dirigentes.

Desde sus lujosas oficinas en la calle Durango, en la colonia Roma Norte de la Ciudad de México, “Los Chuchos” (virtuales dueños de la franquicia del PRD y de la corriente Nueva Izquierda) afinan lo que, al menos para ellos, será la refundación del partido iniciado por figuras como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Ifigenia Martínez, Porfirio Muñoz Ledo, José Woldenberg Karakowsky, Andrés Manuel López Obrador y Gilberto Rincón Gallardo.

Actualmente en este resquebrajado y debilitado partido —que se esfuerza por dejar de existir- existen seis corrientes internas que son las que se disputan la dirigencia nacional:

Nueva Izquierda, liderada por Jesús Zambrano y Jesús Ortega, ADN, cuyo dirigente es Héctor Bautista, Foro Nuevo Sol, Silviano Aureoles; Vanguardia Progresista, Omar Ortega y los Galileos, Guadalupe Acosta Naranjo.

Ante este sombrío e incierto panorama, Héctor Miguel Bautista López y Adriana Díaz Contreras, integrante de la
Mesa Politica —que está compuesta exclusivamente por los líderes de las corrientes internas- y Secretaria General Nacional del PRD, respectivamente, coincidieron en que es urgente renovar los cuadros políticos y sobre todo la dirigencia nacional (“los chuchos”) para que el Sol Azteca se reposicione, pueda redimir su relación con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y defina ampliamente sus estrategias políticas.

Ambos dirigentes partidistas comentan su postura a periodistassincensura.com.mx:

“Hemos empezado a reformar nuestros principios y programas que van enfocados a brindar apoyo a la gente que más lo necesita”, dice Adriana Díaz.

Hoy sin duda —agrega- el PRD también ya abrió sus puertas a la ciudadanía, a las organizaciones sociales, así como a una alianza de amplio espectro para la elección de 2022, 2023 y 2024 tal y como se establece en el recién aprobado resolutivo especial del
PRD, mismo que está vivo y con millones de militantes dispuestos a seguirlo fortaleciendo.

“insisto, estamos en un proceso muy amplio de transformación de cuadros políticos, con una nueva generación y por eso nos hemos planteado hacer un cambio muy necesario de dirigentes nacionales y estatales para agosto del próximo año”, dijo al ser entrevistada luego de la clausura del XVIII Congreso Nacional del PRD.

Diaz Contreras considera que lo anterior servirá para obtener un nuevo modelo de partido, una estructura organizacional que permita obtener nuevos cuadros políticos.

Y para lograrlo —destaca la entrevistada- se necesita la unión de todas las corrientes internas del Sol Azteca y que realmente se comprometan a trabajar para que llegue la verdadera transformación.

Quien también dejó entrever su deseo de que Jesus Zambrano y Jesús Ortega sean removidos de la dirigencia partidista es Héctor Bautista, integrante de la Mesa Política del PRD, al comentar que “hay una necesidad de crear una nueva estructura y tener una nueva organización, indudablemente eso es lo que hace falta”.

Señala qué hay redimir la relación con el gobierno de López Obrador así como las políticas de alianzas y con base en ello la gente decidirá si el PRD continúa o no en la esfera política del país.

En torno a las declaraciones aue hizo el senador Miguel Ángel Mancera sobre la necesidad de “revivir” al PRD, dijo que esa postura es “como un vaso medio vacío o medio lleno”, pues no hay necesidad de entrar al debate de que el partido está medio vivo o medio muerto, pues lo que se necesita es renovar su estructura (la actual dirigencia nacional) y su organización.

Cabe señalar que el Partido de la Revolución Democrática parece vivir su extinción en el mapa político electoral de México, una agrupación que derivó de aquellas elecciones turbulentas de 1988, en su origen destacan los nombres de Cuauhtémoc Cárdenas y Heberto Castillo para la fundación de la mencionada organización en la que confluyeron diversas formaciones ideológicas. Origen es destino, el PRD nunca gozó de una cabal institucionalidad.

Actualmente el PRD perdió su registro en 15 estados del país, sus peores números desde su fundación en 1989, en los últimos comicios se alió con el Partido Acción Nacional, lo que antes fue impensable ahora parece rutinario, ya en la era del pragmatismo y la decadencia ideológica todo parece ser posible.

Un alto número de la militancia del sol azteca realizó un éxodo a Morena que aún no concluye, los principales líderes morenistas estuvieron antes en el perredismo, incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador fue su dirigente en los años noventa.

Los antecedentes del PRD están con el Frente Democrático Nacional y previamente en la Corriente Democrática del Partido Revolucionario Institucional con Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez. Fue una coyuntura política que respondía a su tiempo, se vivía la hegemonía priista y el choque de los denominados tecnócratas con los políticos al interior del priismo fue inevitable.

La proliferación de corrientes internas y el caudillismo fueron algunas de los elementos que impidieron un crecimiento y consolidación del ahora mermado PRD. Fue en su momento la organización partidaria de izquierda más exitosa en términos electorales como lo registró el año de 1997 para ocupar un importante número de escaños y ganar la jefatura de Gobierno de la Ciudad del entoncesDistrito Federal con Cuauhtémoc Cárdenas. Andrés Manuel López Obrador dirigía al PRD en ese momento.

Actualmente Morena es el partido de izquierda más exitoso en la arena electoral porque ganó la presidencia de la república y creció en poco tiempo, aunque esta era es la del pragmatismo que hace sucumbir las ideologías.

Con más de tres décadas de su fundación en 1989, el PRD es todo menos aquella organización que encontró fortalezas en sus figuras Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador, los tres fueron en su momento dirigentes nacionales del Sol Azteca, todos se fueron del perredismo.

México es otro, ya no existe un sistema monolítico, llegó la alternancia, aunque las ideologías no tienen mayor impacto. Las circunstancias de 1989 fueron otras, motivos y praxis varían porque el mundo es otro aunque la lucha por el poder no sufre tantas alteraciones porque la condición humana lo revela.

El PRD es un referente que remite a otra etapa de la historia moderna, si, la de los fraudes electorales y el modelo del partido casi único que fue el PRI, el cual prevaleció la mayor parte del siglo XX, fue una opción válida, aunque hoy enfrenta tiempos difíciles que probablemente terminen con la desaparición del sol azteca o en su refundación, es obvio que no goza de cabal salud.

Loading