mayo 22, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Guillermo Sheridan, ¡Huevón, Cobarde, Cínico Y Mentiroso!

 
*No ha respondido claramente a los señalamientos que se le hicieron en cuanto a su “aviaduría” en la UNAM
*Se la pasa pidiendo permisos para no dar clases y viajar al extranjero
De la redacción
 
 
 
Luego de que el “prestigiado” escritor, periodista y académico, Guillermo Humberto Sheridan Prieto publicó su columna en la que niega ser un “aviador” y “vividor” en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y evade responder con claridad sobre el meollo del asunto, salieron a la luz pública los documentos que sustentan los dichos en su contra y que en este espacio periodístico, como se dice vulgarmente, “se los restregamos en su jeta”.
 
 
 
Tal y como se puede comprobar en los documentos oficiales que fueron proporcionados por la unidad de Transparencia y están disponibles tanto en la Plataforma Nacional de Transparencia como en el Sistema Integral de Información Académica de la UNAM, Guillermo Sheridan lleva más de 15 años sin dar clases en la máxima casa de estudios y desde hace más de 20 años se la ha pasado solicitando licencias, permisos, años sabáticos y autorizaciones, para vivir en el extranjero.
 
 
 
 
Siendo profesor e investigador de tiempo completo, no da clases a los estudiantes de la UNAM, una de las obligaciones académicas que debería cumplir en la institución educativa y que es fundamental para la formación universitaria.
 
 
Mientras miles de profesores en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabajan en malas condiciones y bajo presión, no pueden acceder a plazas permanentes, carecen de derechos de antigüedad, seguridad social y prestaciones, y necesitan laborar en  dos o tres lugares distintos para sobrevivir, el académico Sheridan Prieto goza de los privilegios de una casta dorada al interior de la máxima casa de estudios del país.
 
 
 
A Sheridan jamás se le ve en un salón de clases en la Facultad de Filosofía y Letras, mucho menos impartiendo seminarios, talleres o cursos. Muy pocas veces visita Ciudad Universitaria y no se le ve por los pasillos del Instituto de Investigaciones Filológicas.

Esto se debe a que desde hace al menos 20 años el editor de Letras Libres y articulista de El Universal y Latinus ha gozado de permisos, licencias, comisiones y años sabáticos que lo han mantenido muy lejos de la UNAM. La mayor parte de ese tiempo se la ha pasado en el extranjero -especialmente en los Estados Unidos- donde ha impartido cátedra a extranjeros, sin dejar de recibir su sueldo en México.

 
 
 
 
Desde el 2007 Sheridan ha estado poco en la UNAM.Su modus operandi es pedir licencia por un año para estar en el extranjero con goce de sueldo y, al regresar a la UNAM, renovarla de inmediato. Cada seis años,en lugar de licencias, solicita un año sabático.

Eso, de cierta forma, viola el reglamento de la UNAM, pues según el artículo 58 del Estatuto para el Personal Académico (EPA), para accedera un año sabático se debe laborar ininterrumpidamente 6 años,cuestión que no cumple Sheridan,quien siempre ha pedido licencia para ausentarse en la máxima casa de estudios.

 
 
Y no es el único apartado del reglamento universitario que Sheridan viola, pues según el artículo 2, entre las funciones del personal académico de la universidad está el“impartir educación, bajo el principio de libertad de cátedra y de investigación, para formar profesionistas, investigadores, profesores universitarios y técnicos útiles a lasociedad”, lo cual claramente él nocumple, pues no imparte clases y pasa la mayor parte de su tiempo en el extranjero.

Loading