mayo 29, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

JAVIER LOZANO ALARCÓN; LOCO, VULGAR Y DESPRECIABLE

*Los traumas infantiles y la falta de la figura paterna son las causales de las locuras del ex senador panista

“La Chiva Loca” se ha hecho notar por su soberbia, altanería y vulgaridad lo definen como lo que es: un pianista frustrado, un político mediocre y un ser humano despreciable.

De la redacción
Para entender qué motiva a Lozano Alarcón a vomitar a diario la sarta de sandeces y barbaridades que comparte en sus redes sociales y en los diferentes espacios que le abren los micrófonos hay que recordar su infancia, la cual estuvo marcada por el abandono de su padre y las carencias de una familia que nació en medio del escándalo de una infidelidad.Quienes conocen a Lozano saben que sus complejos comenzaron cuando se enteró que su madre, Concepción Alarcón, fue producto de la infidelidad de su abuelo, Gabriel Alarcón Chargoy, mejor conocido como “Don Ga”.

No solo eso, Javier y sus tres hermanos se convirtieron en bastardos tras el abandono de su padre cuando ellos eran muy pequeños.
Cómo hubiera cambiado todo para el “Analfabeta Funcional” si de niño hubiese tenido el abrazo de un padre afectuoso.

El rencor del bastardo Javier Lozano hacia su padre es notorio, a quien lo considera como “un cobarde”, de acuerdo a una entrevista concedida en el 2013 al portal de noticias Sin Embargo MX.

Aquí se puede comprender porque el exsenador siempre ha buscado la figura paterna en otros. Lo hizo con Melquiades Morales, luego con Felipe Calderón y encontró al padre que nunca tuvo en el siniestro Rafael Moreno Valle, quien lo dejó en la orfandad otra vez.
Lo malagradecido con su familia vino después.
¿Qué se puede esperar de alguien que no respeta ni a su padre, abuelo o hermanos?
Y es que, Lozano Alarcón siempre se desmarcó de su abuelo Gabriel Alarcón, de quien dijo no tener ninguna relación, pero que en realidad recibía dinero para subsanar las carencias en su casa.
“Varias personas consultadas en Puebla aseguran que, en su juventud, el muchacho (Javier Lozano) explicaba la suficiencia económica de su familia en el patrocinio de su abuelo con quien, según las mismas fuentes, efectivamente no existía mayor convivencia, quizá más por aprehensiones sociales y definitivamente no económicas pues ya poseía una de las mayores principales fortunas de México”, comenta el periodista Humberto Padgett.La obsesión por el dinero ajeno y fácil llevó a “La Chiva Loca” a demandar en el 2011 a su hermano Sergio Lozano a quien le reclaman la entrega de 24 millones de pesos producto de las rentas de los inmuebles que él administró durante 27 años.

La demanda presentada por Javier en contra de su propio hermano por las rentas de un edificio de seis pisos con nueve departamentos, un penthouse, una antena satelital, un mezzanine, así como estacionamientos y un restaurante heredados por su madre y su abuela, quienes fallecieron de cáncer en 1982.Y por si esto no fuera suficiente, sobre el peor secretario del Trabajo en la historia de México pesan los señalamientos de golpeador de mujeres.

El escritor y politólogo Alfredo Jalife reveló que Lozano es un violentador de género, pues en el pasado agredió físicamente a su expareja Silvana Ponzanelli, quien sufrió en reiteradas ocasiones golpes e insultos mientras estuvo casada con el impresentable exsenador.

“Yo conozco a su ex esposa y a su ex suegro (de Lozano), ella se tuvo que divorciar porque la golpeaba”, declaró el Doctor Jalife durante una entrevista con el programa Telereportaje de la estación XEVT-XHVT.
Más allá de que Javier Lozano sea un perdedor nato al no ganar ni una sola elección en su vida y que todos sus cargos públicos hayan terminado en escándalo como los de la disolución de Luz y Fuerza del Centro o el célebre “Copelas o Cuello” con el empresario chino Zhenli Ye-Gon o su relación con las bandas huachicoleras de Puebla, su personalidad es la de un truhan y oportunistas a quien sus traumas y trastornos lo han convertido en uno de los seres más despreciables de México.
Lo irreal es que Javier Lozano se siga creyendo con la calidad moral o la autoridad suficiente para opinar del gobierno federal o de la administración de Miguel Barbosa.
El mandatario poblano no miente cuando lo define como “rabioso, ofensivo y lleno de pus”.
Cualquier debate con el nefasto Javier empequeñece.No hay forma de que la mierda de Lozano Alarcón no termine salpicando.

Para entender a Javier Lozano hay que conocer sus traumas y frustraciones.

Este es el bastardo que algún día soñó con ser gobernador de Puebla.

Cabe señalar que Lozano Alarcón es un personaje oscuro, que sólo obedece a sus intereses políticos, pues primero militó en el PRI y luego se afilió al PAN, donde apoyó al ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas en diversas acciones políticas.

Este traidor de la política ha fungido como plomero de las operaciones electorales, pues, a pesar de siempre soñar con ser candidato a gobernador de Puebla, sólo ocupa cargos en el Senado de la República y vocerode diversas campañas políticas, como en 2011 y 2018, con los ex mandatarios poblanos Rafael Moreno Valle Rosas y Martha Erika Alonso Hidalgo.
Su último tropiezo político fue en 2018, cuando del PAN regresó al PRI, como el hijo pródigo, para convertirse en uno de los voceros de la campaña del ex candidato tricolor a la presidencia de México, José Antonio Meade.
Lozano Alarcón fue uno de los peores tropiezos en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, pues, en su papel de titular de la Secretaría del Trabajo y Prevención Social (STPS), propuso una reforma laboral que violentó los derechos de quienes tenían un empleo formal.
El cáncer social que representa Lozano Alarcón derivó que por su culpa mil 500 trabajadores poblanos del extinto Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) perdieran su fuente de trabajo, luego de decretarse la extinción de la empresa Luz y Fuerza del Centro (LyFC), que se ubica en Necaxa, Puebla.
El político poblano, nacido del grupo político del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, obtuvo sus principales cargos públicos en los sexenios panistas, sin embargo cuenta con una historia poco clara sobre los intereses que persigue, aunque fueran únicamente de índole económico.
En su carrera como funcionario,Javier Lozano también lideró actos de censura y presión mediática, como el llevado a cabo contra la periodista Carmen Aristegui, suspendida de MVS en 2011, tras exhibir al aire los presuntos problemas de alcoholismo de Felipe Calderón.
Es importante recordar que Lozano Alarcón, además de ser un traidor de la política poblana, un plomero electoral y presunto delincuente por enriquecimiento ilícito, es alguien que no sabe admitir sus derrotas, principalmente cuando se trata de asuntos legales.
El ex senador Javier Lozano Alarcón aún no paga 15 millones de pesos por gastos y costos referentes al juicio que emprendió hace 7 años contra el ahora director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, y por lo que podría ser embargado.
Lo anterior se desprendió a raíz de la demanda original por daño moral que fue interpuesta por Bartlett Díaz en 2012, cuando ambos compitieron por una senaduría en las filas del PT y PAN, respectivamente.
¿Cómo un impresentable pudo haber sido considerado para ser el vocero de la Coparmex? ¿Qué organismo, asociación o partido político aceptaría en sus filas a semejante personaje con tan deleznable pasado? ¿Humillante lo que le sucedió a Javier Lozano? ¿Alguna investigación lo alcanzará?

Loading