mayo 19, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Sentenciado A 92 Años De Cárcel, José Luis Abarca, Ex Alcalde De Iguala Y Financiador De La Campaña De Delfina Gómez Álvarez

 
*Un juez lo consideró responsable de secuestrar a seis integrantes del Movimiento Campesino Unidad Popular
 
 
 
*Podría desmoronarse la campaña de Delfina Gómez, quien ayudó a Abarca para que ganara la presidencia municipal de Iguala, Guerrero
 
*Otro que apoya económicamente la campaña es el dueño de Viva Aerobus, Roberto Rojas Alcántara
 
Juan Bermúdez/Reportero
 
 

El exalcalde del municipio de Iguala, en el estado de Guerrero, José Luis Abarca Velázquez, fue sentenciado este miércoles a 92 años de prisión por ser responsable de secuestrar a seis integrantes del Movimiento Campesino Unidad Popular, y al mismo tiempo fue exonerado por el ilícito de delincuencia organizada, pues la Fiscalía General de la República (FGR) no logró probar que el expresidente municipal estaba relacionado con el grupo delictivo Guerreros Unidos.

 

 

En septiembre de 2022, Abarca –quien hasta hace unas semanas se encargaba de financiar la campaña de la candidata al gobierno del Estado de México, Delfina Gómez Álvarez-, ya había sido absuelto por el secuestro de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, que permanecen desaparecidos desde 2014.

 
 
José Luis Abarca, condenado a 92 años de cárcel
 
La condena de 92 años de reclusión fue dictada por el juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales con residencia en Matamoros, Tamaulipas, Samuel Ventura Ramos, quien también le impuso al exedil una multa de 920,700 pesos por concepto de reparación del daño.
 
 
 

De acuerdo con el expediente de este caso, José Luis Abarca, quien inicialmente fue acusado de ordenar la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, es el autor intelectual del secuestro de seis hombres, activistas del Movimiento Campesino Unidad Popular.

 

 

Las víctimas son Arturo Hernández Cardona, Ángel Román Ramírez, Rafael Balderas Román, Héctor Arroyo Delgado, Efraín Amates Luna y Nicolás Mendoza Villa, quienes fueron privados de su libertad en hechos ocurridos en mayo de 2013, en el municipio de Iguala, Guerrero.

 
 
 
En últimas fechas, Abarca en su calidad de empresario, se convirtió en el principal financiador de la campaña de Defina Gómez Álvarez toda vez que ella y Citlali Ibañez Camacho y/o Yeidckol Polevnsky fueron promotoras clave de la candidatura de Abarca Velázquez para que ganara la alcaldía de Iguala, lo cual se logró sin tanto problema.
 
Delfina Gómez y Yeidckol Polevnsky, ayudaron a José Luis Abarca para que ganara la presidencia municipal de Iguala, Guerrero
Abarca Velázquez permanece en el penal federal de máxima seguridad El Altiplano, en el Estado de México, donde hasta hace unas semanas, Delfina Gómez lo visitaba a escondidas por lo menos cada 15 días para hacer negociaciones políticas y por supuesto económicas mediante las cuales obtenía dinero para pagar su campaña y los salarios de quienes conforman su actual equipo de trabajo.
 
 
 
En diciembre de 2020, un juez federal le dictó a José Luis Abarca auto de formal prisión por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada. Y aunque un juez lo absolvió de su presunta responsabilidad en el caso de «Los 43», ya no pudo obtener su libertad y se quedará encerrado de por vida.

 

Delfina y Yeidckol fueron responsables, de manera directa, de planchar la candidatura de Abarca Velázquez y su trabajo lo desempeñaron a la perfección.

 
 

Y una vez que las mujeres operaron todo lo necesario, llegó a Iguala el entonces jefe supremo del PRD, Andrés Manuel López Obrador, para encabezar la asamblea popular en la que —a mano alzada—, fue impuesto Abarca, en medio de gritos y expresiones de rechazo que Obrador trató de calmar con su “autoridad moral”. Era el 12 de mayo de 2012.
 
 

Y es que, en esa fecha, muchos habitantes de Iguala no solo sabían y conocían la historia delictiva de Los Abarca, sino que habían padecido los secuestros, la extorsión y todos los efectos de la violencia que impuso la mafia de los Guerreros Unidos en esa región de Guerrero.

 

 
 

Por eso, en la asamblea en la que AMLO –cuando era líder máximo del PRD-, impuso a José Luis Abarca, muchos exhibieron pancartas de rechazo, con la advertencia de que era un grave error. El candidato desplazado incluso trató de entregar a AMLO un expediente de Los Abarca.

 

 
 
Pero los colaboradores cercanos a Andrés Manuel –entre ellos, el colimense César Yáñez Centeno Cabrera, su vocero en esa época y actual Subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos del Gobierno Federal- lo impidieron de forma inmediata y hasta le lanzaron amenazas.
 
 
 

Lo curioso es que en medio de un pueblo que conocía a la perfección los estragos del crimen organizado y a los protagonistas de esa violencia, Yeidckol y Delfina no le informaron a López Obrador nada de ese malestar ciudadano. Y es que probablemente ya habían creado algún nexo económico con el narco en esa región.
Ante el actual panorama, dicen los que saben, la campaña de la ex maestra de primaria, Delfina Gómez Álvarez, ha comenzado a desmoronarse inevitablemente.
Aunque ahora, quien podría cargar con todo el paquete económico es su otro financiador, el dueño de la aerolínea Viva Aerobus, Roberto Alcántara Rojas, –y eso está en “veremos”- originario de Acambay, Estado de México, cuya empresa cuenta con un capital total de 8 mil 221 millones de pesos.

Loading