abril 13, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Hugo Alonso Ortiz, Nuevo Operador Financiero de Claudia Sheinbaum Y Sus Nexos Con El Crimen Organizado

*Protege a una peligrosa banda delictiva relacionada con secuestros, asesinatos, narcotráfico, extorsiones y asaltos a mano armada en Iztapalapa
*Ese grupo criminal también le sirve como grupo de choque en los mítines del SUTGCDMX y es conocido como “Los Perros Negros”
*Hugo Alonso y su “grupo de choque”, están bajo la lupa de la FGJ
De la redacción
Luego de que Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno capitalino, nombrara operador financiero de su futura campaña presidencial para 2024 a Hugo Alfredo Alonso Ortiz, Secretario General de la Sección 1 “Limpia y Transportes” del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), quien tiene la encomienda de reunir 90 millones de pesos para apoyar a la funcionaria, salieron a relucir los nexos que el líder sindical tiene con peligrosas bandas del crimen organizado, que operan en medio de la impunidad en la alcaldía Iztapalapa.
Es bien sabido entre quienes forman parte del SUTGCDMX, que Hugo Alonso es el líder de un grupo de choque conocido como “Los Perros Negros”, a quienes utiliza para enfrentar a sus enemigos políticos y desestabilizar elecciones internas, como lo hizo en septiembre pasado, cuando se efectuó el registro de candidatos a la presidencia de dicho sindicato, entre los que se encontraba precisamente el actual líder, Aarón Ortega Villa, quien contó con el apoyo de Sheinbaum Pardo para ganar la contienda.
En esa ocasión hubo más de 30 personas lesionadas debido a la trifulca que se armó cuando “Los Perros Negros” llegaron a las instalaciones del SUTGCDMX y comenzaron a golpear a todos los contrarios a Hugo Alonso, quien también trató de registrarse como aspirante para liderar a dicha agrupación laboral, aunque al final, tras diversas negociaciones forzadas, obtuvo la vicepresidencia de Prestaciones Económicas y Sociales, además de que conserva su liderazgo en la Sección 1 “Limpia y Transportes”.
De acuerdo con las investigaciones que realiza la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) en contra de Hugo Alonso Ortiz, desde que ingresó a las filas del sindicato, se ha caracterizado por ser una persona violenta y sin escrúpulos, que siempre pretende intimidar a los demás e infundirles temor con su presencia y para agrandar más ese propósito, decidió conformar precisamente ese grupo de choque ya mencionado líneas arriba, con desertores del Ejército Mexicano, como es el caso de un sujeto apodado “El Vampiro”, quien es experto en el manejo de armas de alto calibre y es quien se encarga de conseguir este tipo de artefactos en el “mercado negro” cuando hay necesidad de que “Los Perros Negros” deban ser más agresivos en las movilizaciones a las que acuden.
Dicho grupo también está conformado por asesinos, asaltantes, narcomenudistas y secuestradores que siembran el terror principalmente en la colonia Santa María Aztahuacan, ubicada en la alcaldía Iztapalapa, y tienen su “cuartel” sobre la calle Ejido, muy cerca de una de las casas que tiene Hugo Alonso.
Tal es el caso de sujetos como Omar Alonso Ortiz –hermano de Hugo Alfredo-  “El Chupón”, “El Estain”, los hermanos Daniel y Carlos García Morales, Alias “El Charly”, quienes son familiares directos de un peligroso criminal de la zona apodado “El Diablo”, entre otros sujetos cuyas identidades también son investigadas por la FGJ, dependencia a cargo de Ernestina Godoy Ramos.
Los informes proporcionados por elementos de la Policía de Investigación señalan que “Los Perros Negros” se han convertido con el paso del tiempo, en una de las bandas criminales más peligrosas que operan en Iztapalapa y está relacionada con asesinatos, secuestros, extorsiones y robos con violencia, Su centro de operaciones se encuentrab en la Unidad Habitacional Emiliano Zapata, localizada en la zona de Cárcel de Mujeres.
Incluso otros de sus integrantes ya han sido asesinados por grupos rivales y otros más se encuentran tras las rejas, pero quienes siguen vivos y libres, se han extendido hacia la zona de “El Salado” ubicada en dicha demarcación, así hacia los municipios Los Reyes y Nezahualcóyotl, en el Estado de México.
Utilizan todo tipo de armas como revólver, pistolas tipo escuadra, escopetas “chaqueteras”, fusiles de asalto calibre .762 y ,223, Galil y AK 47 conocidos como “Cuernos de Chivo”, entre otras.
El grupo criminal opera bajo la sombra protectora de Hugo Alfredo Alonso Ortiz, quien tiene negociaciones “en lo oscurito con la alcaldesa en Iztapalapa, Clara Brugada, con quien incluso ha acordado posiciones de funcionarios de estructura, controla a los “Jefes de Cuadrilla” quienes se encargan de mantener muy controlados –mediante la extorsión y el abuso laboral- a los barrenderos que trabajan en dicha demarcación.
Las investigaciones que realiza la fiscalía capitalina en contra Hugo Alfredo Alonso son contundentes, al grado de que aparte de las denuncias por abuso laboral, extorsión, acoso sexual, venta de plazas, renta de camiones recolectores, amenazas de muerte y lesiones, hay otras dos más en su contra: la de narcomenudeo y fraude.
Resulta que en fechas recientes, empleados de Cometra entregaban bolsas repletas de dinero al líder de los barrenderos capitalinos, en el estacionamiento de uno de los edificios del SUTGCDMDX, marcado cn el número 77 y ubicado en la calle de Fray Servando.
Ese capital supuestamente era para pagarles a los trabajadores voluntarios con una lista que manejaba a su libre albedrío y el resto del dinero que no otorgaba en ese momento a los empleados, simplemente se lo quedaba.
Además, a Hugo Alonso también se le investiga por narcomenudeo, toda vez que en el Balneario Ex Olímpico Pantitlán –cuyas instalaciones están a su cargo-  al parecer hay venta de droga por parte de gente cercana a dicho líder sindical, hacia los usuarios.
La ambición del protagonista de esta historia no tiene límites, pues debido a que vivió prácticamente en la pobreza extrema toda su niñez, su juventud y parte de su etapa de adulto, se fijó como meta “sacar dinero hasta de las piedras” para darse los lujos que jamás tuvo.
Por lo que hizo negociaciones con Alberto Ocampo, Secretario de la Sección 8 “Alumbrado Público” del SUTGCDMX, para que ambos se enriquecieran con empresas “fantasmas”  fabricantes de material eléctrico, que ellos mismos conformaron, “cuyas instalaciones se encuentran en el Estado de México”.
Mediante dichos “consorcios”, venden material a las alcaldías, el cual es adquirido con recursos públicos. Además, cuando ordenan la instalación de luminarias en diversas calles, el cable sobrante lo almacenan y posteriormente lo venden por kilo porque está hecho con cobre.
Cabe señalar que Alberto Ocampo fue secretario en el anterior Comité Ejecutivo General del sindicato y por 12 años tuvo la cartera de .Prestaciones Económicas y Sociales con ese cargo se enriqueció y ahora tiene una residencia y autos de lujo, que no era posible que obtuviera con el salario que percibía y que estaba catalogado en el nivel 11.84

Loading