abril 19, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

“La Firma” Y “La Gallina”, Responsables De La Balacera En Inmediaciones De Centros Comerciales De Zapopan, Jalisco

 
 
 
*Carlos Rivera Varela, “La Firma”, y Javier Gudiño Haro, “La Gallina”, líderes del CJNG, han sido señalados como los autores de dicho atentado
 
 
 
 
*Los primeros informes señalan que iban a secuestrar a un empresario tequilero, de quien no se ha revelado su identidad
 
 
 
 
 
 
Juan Bermúdez/Reportero
 
 
 
 
 
 

Después de años de negar la presencia del narco en Jalisco, hoy ocho de cada diez homicidios ocurridos en la entidad están relaciones con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y la cartera de delincuentes presuntamente involucrados en estos homicidios se mira impune. Tal y como seguramente sucederá en la balacera ocurrida este domingo –cuyo saldo fue de un muerto y tres lesionados- en las inmediaciones de unas plazas comerciales, en las que las autoridades señalan como responsables a dos narcos conocidos como “La Firma y “La Gallina, quienes incluso son buscados por el gobierno de Estados Unidos por narcotráfico.

 

                                                                     
 
 
Este último hecho ocurrió en la esquina conformada por Avenida Acueducto y Zoto Grande, colonia Puerta de Hierro, en el municipio de Zapopan, Jalisco, Los responsables, quienes portaban chalecos tácticos y armas largas, huyeron en un vehículo KIA Sportage, un Honda Cívic CR-V y un Nissan Tiida.
Al momento ya se tiene como saldo definitivo es un muerto y cinco personas lesionadas; estas últimas fueron identificadas como Cirilo Gómez Mancilla, de 45 años, quien presenta un impacto de bala en el glúteo derecho, Iván Villalobos, de 30 años, con dos impactos, uno en abdomen y otro en pierna izquierda, Luis Raúl Villareal, de 45 años, con impacto en el húmero; Karla Araceli Plascencia Alvizu. de 19 años, con un  balazo en el cuello y Antonio Israel Montoya. de 25 años, con un impacto de bala en la rodilla derecha. Todos ellos fueron trasladados al Hospital Puerta de Hierro.
En tanto, el hombre que murió por causa de múltiples impactos de bala, no ha sido identificado, solamente se ha confirmado que era escolta de un empresario tequilero –a quien “La Firma y “La Gallina” iban a levantar- y su cadáver quedó en el interior de un vehículo tipo Police Interceptor, placas de circulación  ESC-12AE de la Ciudad de México, balizado como vehículo escolta.
                                                                                   
Al momento se tienen los informes que hubo un vehículo Tiida placas de circulación JMJ 4584, robado por los mismos responsables de la balacera y abandonado en la esquina conformada por las Avenidas Inglaterra y López Mateos.
 
 
 

De acuerdo a los organigramas del grupo criminal en el estado, las autoridades tendrían como objetivos propietarios a los narcos Carlos Rivera Varela, “La Firma”, y Javier Gudiño Haro, “La Gallina”, quienes el mes pasado fueron designados de conformidad con la Ley Kingpin en Estados Unidos.

 

 
 
 
 

Por investigaciones recogidas por autoridades estadounidenses se sabe que ambos criminales están involucrados en el asesinato del ex gobernador de la entidad, Aristóteles Sandoval, el 18 de diciembre 2020. El artero ataque ocurrió en la zona turística de Puerto Vallarta. Según los indicios, la Firma opera en dicho sitio bajo las órdenes de Gonzalo Mendoza, el Sapo, a quien el gobierno de México ha señalado como el segundo al mando del Cártel Jalisco.

 

 
 
 
                                                                           
 
En Puerto Vallarta —uno de los principales destinos de cruceros de todo el mundo— muchos empresarios y comerciantes son víctimas de levantones, secuestros y extorsiones. Estos hechos dramáticos han comenzado a inhibir el turismo.
 
 
 
 
 
 

La privilegiada ubicación geográfica de Jalisco es hoy la peor desgracia de sus habitantes. Hasta 2010, el todo poderoso Cártel de Sinaloa tenía un férreo control del territorio.

 

 
 
 
 

Sin embargo, ésta plaza a cargo de Ignacio Nacho Coronel, identificado como el tercero al mando del Cártel de Sinaloa, sufrió una atomización de cárteles cuando fue abatido; varios líderes intentaron tomar el control y se rompieron alianzas como la del Cártel del Milenio y/o Los Valencia, asociados a la organización sinaloense.

 

 
                                                                                 
Fracturada aquella sociedad surgieron dos células criminales: el CJNG y sus antagónicos, La Resistencia. Durante los próximos meses, el Cártel Jalisco dirigido por Nemesio Oseguera Cervantes, logró desarticular por completo a sus rivales, y se extendió por Nayarit, Michoacán, Colima, Guanajuato y Veracruz.
 
 
 

Perdidos en una guerra sin rumbo, los hermanos González Moreno fueron levantados y asesinados por un grupo de hombres presuntamente pertenecientes al CJNG.

La noticia fue dada a conocer por la fiscalía de la entidad el lunes 10 de mayo, Día de las Madres. Mientras en Jalisco sucumbía ante el multihomicidio, sicarios jaliscienses entregaban electrodomésticos en las comunidades rurales.

 

 
 
 

De acuerdo con los expertos, en esos sitios la delincuencia organizada cada vez gana más adeptos, y lo seguirá haciendo, porque existe un caldo de cultivo de alta marginación, descomposición social, pobreza, falta de empleo y educación.

 

 
 
 
Hoy en día, en Jalisco existe un reclamo ciudadano que va en el sentido de que el gobierno se ha negado a reconocer públicamente que la violencia rebasa por mucho a las autoridades, la mayoría coludidas con los sicarios. Cinco meses después del asesinato de Aristóteles Sandoval, la administración de Enrique Alfaro sólo ha podido detener a meseros del bar donde fue ejecutado.
 

Loading