abril 19, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

Pablo López Jaramillo, Enrique Serrano Flores y César Abraham Flores Sandoval, Funcionarios Del Sistema Penitenciario En CDMX, Auténticos Maestros Del Delito

 
*Dichos servidores públicos orquestan una próxima narco fuga en el Reclusorio Oriente y para ello recibieron 4 mdp
 
 
 
 
*También supervisan la remodelación clandestina del dormitorio nueve donde se encuentra preso el ex accionista mayoritario de Interjet Alejandro Del Valle De La Vega, mismo que financió la obra
 
 
 
 
De la redacción
 
 
 
Los 13 Centros de Reclusión para adultos, –11 para hombres y 2 para mujeres– que existen en la Ciudad de México, son unas auténticas universidades del delito, en las cuales, “los profesores” no son precisamente quienes ahí se encuentran pagando diversas condenas. Por increíble que parezca, ellos son simples “alumnos” de las autoridades encargadas de manejar el sistema penitenciario de la capital azteca.
                                                                     
Hay tres “flamantes profesores” que a diario imparten las materias de chantaje, extorsión, amenazas, acoso sexual y laboral, tortura, golpizas, privilegios de todo tipo, así como la discreta organización de narco fugas, muy al estilo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y todo ello, lo hacen bajo la sombra protectora de Omar Hamid García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, una de “Las Corcholatas” del presidente Andrés Manuel López Obrador, que busca afanosa y desesperadamente ser la próxima candidata a sucederlo en el poder para 2024.
De acuerdo con denuncias aportadas a este medio periodístico digital, se trata precisamente de Pablo López Jaramillo, Director Ejecutivo de Seguridad Penitenciaria; Enrique Serrano Flores, Subsecretario de Sistema Penitenciario y su sobrino, César Abraham Flores Sandoval, Director Ejecutivo de Prevención y Reinserción Social, quienes han hecho del sistema penitenciario una auténtica mina de oro personal.
                                                                         
Ellos son quienes permiten el ingreso de teléfonos celulares, alcohol y droga a los reclusorios capitalinos, además de que deciden a quienes se les brindan más privilegios como celdas individuales con regadera, agua caliente, televisiones, cortinas, cobijas y comida preparada en la calle. También “ayudan” a reos que tienen delitos federales a que no sean trasladados hacia cárceles de máxima seguridad que se encuentran en las distintas entidades de la república y los mantienen en la zona de Ingreso, en pasillos “especiales para padrinos” y todo ello, a cambio de 400 mil pesos.
“El alcohol y la droga los meten en unas camionetas que también son utilizadas para los traslados de reos a juzgados u hospitales, y para que no haya sospechas, dan la orden a los custodios que se encuentren de guardia en la zona de aduanas, que dejen pasar esos vehículos sin que los sometan a revisión”, revelan los informantes.
                               
Además, controlan la renta de teléfonos celulares –que es equivalente a los mil 500 pesos mensuales- para que las bandas de extorsionadores puedan trabajar desde la comodidad de sus respectivas celdas y sin ser detectados, pues los chips de los aparatos están registrados en Tlaxcala, Hidalgo, Puebla y Morelos, principalmente.
Entre otras cosas, también controlan el acceso de un selecto grupo de reclusas que tienen en los penales para que brinden servicios sexuales a internos de alto poder adquisitivo, por cada servicio ellas cobran alrededor de 2 mil pesos y reciben 200 pesos de comisión.
                                                                       
Pablo López Jaramillo, Enrique Serrano Flores y César Abraham, Flores Sandoval, también tienen diversas denuncias en su contra por acoso sexual y laboral que fueron interpuestas por un nutrido grupo de mujeres que se desempeñan como custodias y que se han negado a acceder a los caprichos de dichos funcionarios.
Quienes han proporcionado toda esta información, también manifiestan que el dormitorio nueve del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, donde se encuentra interno  Alejandro Del Valle De la Vega, ex accionista mayoritario de la aerolínea Interjet, está sometido de forma clandestina  a un proceso de remodelación y lo están dejando como si fuera un “hotel de cinco estrellas” para que el “padrino de padrinos” –quien es el que financia la obra con autorización de Sheinbaum Pardo y García Harfuch- tenga una estancia más que placentera y quienes estén ahí, tendrán que pagarle renta.
 
 
 
                                                               
Otro dato revelador que aportaron fue que en la parte trasera de dicho penal, Claudia Sheinbaum Pardo autorizó la construcción de un parque lineal para que vecinos de las colonias aledañas tengan momentos de recreación y relajamiento, pero permitió que Omar García Harfuch, girara instrucciones para que al mismo tiempo y “de forma discreta”, se realizara la excavación de un túnel, que desembocará al área de ingreso donde se encuentran unos de sus conocidos, que forman parte del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y estos, muy al estilo de “El Chapo” Guzmán, se puedan dar a la fuga.
 
 
                                                                     
Según los informes, dichos reos pagaron a Pablo López Jaramillo, Enrique Serrano Flores y César Abraham, Flores Sandoval, alrededor de cuatro millones de pesos para que se los repartieran entre ellos y de paso den su respectiva tajada a Sheinbaum y García Harfuch. En Breve rodarán cabezas.
 
 
 
 
 

Loading