mayo 29, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

CERESOVA Santa Martha Acatitla, Infierno Latente

*Los reos se han vuelto más sanguinarios y emplearon nuevas formas para atacarse entre ellos
 
 
 
*Utilizan agua hirviendo para quemar a sus rivales e incluso hasta los rocían con gasolina y los queman vivos
 
 
 
*No solo son peleas por droga, sino también por “líos de faldas” e infidelidades
 
 
 

*A los 73 años de edad, falleció la actriz australiana, Olivia Newton-John

 

 

PLUMA FUENTE

JUAN BERMÚDEZ

 
 
 
Una vez más queda en entredicho la frase “abrazos no balazos”, acuñada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y de paso, la idea de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller de regalar libros a delincuentes para que no ataquen a nadie porque “un lector no es agresor”. Pues los problemas de seguridad se acrecientan en todo el país e incluso al interior de las cárceles capitalinas, donde los reos se han vuelto más sanguinarios e implacables, sobre todo cuando se encuentran inmiscuidos en  “líos de faldas” o de drogas.
 
 
                                                                       
De acuerdo con informes obtenidos por el autor de esta columna, en el Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla (CERESOVA), ubicado en la Ciudad de México, surgió una nueva y sanguinaria forma de ataques entre internos rivales. Cuando alguno de ellos quiere tomar venganza sobre cualquier asunto, ya sea por drogas, robo de pertenencias, cuotas o incluso, infidelidades, es decir, cuando alguien se mete con la esposa de otro en las visitas íntimas.
                                                                   
El pasado 3 de julio, Miguel Ángel Meléndez García, alias “El Dientes”, quien se encuentra interno en dicho penal, fue víctima de ese tipo de violencia, por parte de otro reo, quien al enterarse de que era amante de su esposa, sin chistar lo mandó a quemar  con agua hirviendo y por supuesto, el agredido fue atendido por los servicios médicos carcelarios y así quedó, tal y que como lo mostramos en esta gráfica.
                                                                             
Tras una serie de investigaciones, se logró identificar a los agresores con los sobrenombres de “El Pichojos”, “El Loreto” y el tenebroso “El Japo”, quienes forman parte de La Unión Tepito, y fueron contactados por el “afectado” para que le echaran agua hirviendo a “El Dientes” principalmente en su aparato reproductor y muriera por causa de las graves quemaduras que se le ocasionaran en el 90m por ciento de su cuerpo y de hecho casi lo consiguen.
 
 
 

En esas mismas fechas, ocurrió algo similar en dicho penal, pues un interno murió al ser rociado con gasolina y quemado vivo por otro preso, quien al momento es investigado para que confiese de donde obtuvo el combustible, cómo logró que lo ingresaran y quienes son sus cómplices.
 
 
 

A través de los radios de intercomunicación carcelaria se reportó el deceso de Alejandro Fragoso González, quien fue quemado por otro interno de nombre Juan Carlos Ortega Luna, quien por cierto, recientemente ingresó al aislamiento de la Zona Diamante (antiguamente llevaba el nombre de la “ZO”, la Zona del Olvido), que es el módulo de más alta seguridad en el sistema penitenciario no federal de la Ciudad de México, ubicado dentro del CERESOVA.
 
                                                                   

En ese espacio que hoy “luce” adelantos arquitectónicos muy aplicados a una penitenciaria con muros de hasta 10 metros de altura —protegidas por cercas de cuchillas tipo israelí, las cuales tienen una forma helicoidal, fabricada con elementos de acero inoxidable, ideal para la protección perimétrica—, son para que ninguno de sus más de 600 huéspedes pudieran darse a la fuga y superar la complejidad del penal; ahí duermen asesinos y violadores seriales, narcotraficantes, secuestradores, multihomicidas y hasta delincuentes de cuello blanco. Su única escapatoria –en caso de que así lo piensen- es “salir con los pies por delante”.
 
 
 

Alejandro Fragoso González, quien fue rociado con gasolina por Juan Carlos Ortega Luna, falleció la madrugada del sábado 6 de Agosto, después de varias semanas de agonía. Ahora, el “brillante” homicida fue ingresado a la llamada Zona Diamante, la antigua “ZO”.
 
 
 

En tanto, las autoridades carcelarias lograron que los hechos quedaran tras bambalinas, asilados detrás de esos altos muros que guardan los secretos del salvajismo penitenciario.
 
 
 

El Subdirector de Seguridad del CERESOVA, Francisco Javier Puente Corona — recomendado del Subsecretario del Sistema Penitenciario Enrique Serrano Flores—, incurrió en una negligencia de la Función Pública, ya que quebrantó con sus obligaciones para instaurar “la paz” en una jaula utópicamente llena de “perros y gatos”, que de forma “elegante”, tiene bajo sus órdenes a los internos –integrantes de La Unión Tepito- que mantienen el autogobierno en esa cárcel.
 
 
Pese a todos estos hechos que fueron potencialmente eludidos para darlos a conocer a la Opinión Pública por parte de la autoridad penitenciaria, Puente Corona fue enviado a los Estados Unidos —con gastos pagados y viaje en primera clase aérea- para que tomara un curso especializado y a su regreso pueda “calmar” las aguas enturbiadas del Centro de Reclusión Social Varonil de Santa Marta Acatitla, el famoso CERESOVA y no le cueste la chamba.
 
 
 
Aunado a lo anterior, Serrano Flores nombró a su sobrino César Abraham Flores Sandoval, como Director Ejecutivo de Prevención y Reinserción Social de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la CDMX y posteriormente lo envió a la unión americana a que viera un asunto relacionado con el ACA (Asociación de Correccionales de América).
 
 
 
 
Mientras ambos funcionarios se capacitaban y paseaban a gusto en el vecino país, la violencia aumentaba en el CERESOVA al igual que el número de quemados. Hasta hoy, esa “nueva modalidad” de ataques entre reos, se había mantenido celosamente oculta.
 
APUNTES FIDEDIGNOS
 
 
 

La actriz Olivia Newton-John, conocida por la película “Grease”, murió a los 73 años. El esposo de la artista, John Easterling, dio a conocer que falleció en paz en su rancho en el sur de California, EEUU, el lunes por la mañana, rodeada de familiares y amigos.

 

                                                                               

“Olivia Newton-John falleció pacíficamente en su rancho en el sur de California esta mañana, rodeada de familiares y amigos. Les pedimos a todos que respeten la privacidad de la familia durante este momento tan difícil”, escribió Easterling en las redes.

La estrella de Hollywood luchó contra el cáncer de mama durante más de tres décadas.

 

 
“Olivia ha sido un símbolo para el triunfo y la esperanza durante más de 30 años, en los que ha compartido su experiencia con el cáncer de mama”, compartió su esposo en un comunicado en la cuenta de Instagram de la cantante y actriz. “En lugar de flores, la familia pide que se hagan donaciones en su memoria al Fondo de la Fundación Olivia Newton-John”. Que en paz descanse…¡¡¡¡SEGUIREMOS INFORMANDO!!!!
 
 
 
 
Dudas, Comentarios, Aclaraciones y Amenazas:

Loading