mayo 19, 2024

Periodistas Sin Censura

La Otra Cara de la Noticia

José Ramón López Beltrán Y Sus Patadas de Ahogado

*Pretenden deslindarlo a como sea del delito de conflicto de intereses por haber adquirido “la casa gris” en EUA
 
 
*Julio Astillero, sale en su defensa y muestra supuestos documentos que lo podrían liberar de tal acusación
 
*Incluso, el mismo José Ramón dijo que con dichos documentos “se desmiente la campaña contra la familia del hijo de AMLO”

 

 
PLUMA FUENTE
JUAN BERMÚDEZ
 
 
 
 
José Ramón López Beltrán, hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue acusado de haber cometido presunto conflicto de interés tras darse a conocer que habitaba una casa en Houston, Texas, Estados Unidos (EEUU), misma que es propiedad de un ex ejecutivo de la empresa Baker Hughes, la cual trabaja en algunos contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sin embargo, el periodista Julio Astillero –quien se ha distinguido por ser un auténtico zalamero de la 4T- compartió unos documentos en los que se probaría la validación del contrato de arrendamiento entre Carolyn Adams y Keith y Lauren Schilling, información –aún no comprobada en su totalidad, porque a´jun no se sabe si los documentos son auténticos- que tiene el propósito de desechar la teoría de un presunto delito por parte del hijo del mandatario mexicano.

 
 
 
Asimismo, Astillero –quien perteneció a la liga 23 de Septiembre, y que fue vinculado con el asesinato del empresario Eugenio Garza Sada en 1973-  indicó que dicha información aún deben de pasar por una prueba de confirmación, es decir, explicó que lo ideal sería que se muestre la validación del contrato y del pago mensual que se dieron entre agosto de 2019 y julio de 2020, fecha en la que dura el contrato que se mostró.

“Los documentos dados a conocer hoy, en contexto d(e la) casa de Houston, #JoséRamónLópezBeltrán y #CarolynAdams, deben pasar aún por la ácida prueba d(e) la confirmación. Mostrar la validación del contrato (no solo un formato) y el pago mensual d(e) las rentas (no solo depósito de seguridad)”, redactó el comunicador en su cuenta de Twitter.

 
 
No obstante, cabe aclarar que los documentos de los que habló el periodista fueron publicados  por el periódico La Jornada, el cual indicó que tuvo acceso a las copias de los contratos y de los cheques, así como el depósito inicial que constó de USD 5 mil 600.

Además, se notificó que Carolyn Adams habría fungido como la arrendataria principal de la familia López-Adams, mientras que Keith y Lauren Schilling como los arrendadores, debido a que son los dueños de la propiedad en Texas.

Ante lo referido, José Ramón López Beltrán también compartió las copias de los contratos e indicó muy confiado que con dichos documentos “se desmiente la campaña contra la familia del hijo de AMLO”.
 
 
La difusión de ésta información contrastaría lo que difundió el pasado viernes 18 de febrero Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), en donde agentes inmobiliarios aseguraron que el pago del alquiler se habría realizado fuera de la ley o sin un pago al dueño.

De acuerdo a lo que se refirió, la operación no fue registrada en el sistema que utilizan los agentes de bienes raíces en Texas, puesto que tres agentes inmobiliarios confirmaron que el supuesto arrendamiento de la propiedad valuada en poco más de USD 1 millón (20 millones 800 mil pesos) no está registrada en el sistema MLS (Multiple Listing Service), a la que únicamente pueden acceder quienes son miembros de la asociación de Agentes de Bienes Raíces de Houston (HAR, por sus siglas en inglés).

Además, se mencionó que en el listado de datos aparece que la fecha de expiración fue 14 de diciembre de 2019, cuando la pareja habitó la casa hasta 2020. Por lo tanto, la operación se habría realizado por fuera; es decir, entre particulares o, incluso, que no habría habido ningún pago de renta o relación contractual de por medio.

Cabe mencionar que Adams también aseguró que la renta fue a través de una agencia por lo que nunca conoció al arrendador: Keith Schilling, un alto ejecutivo de la empresa estadounidense Baker Hughes, la cual tiene contratos con el actual gobierno por más de USD 151 millones en obras para Pemex y por lo que se acusa a la pareja de un posible conflicto de interés.

 
 
 
Cabe recordar que luego de que Carolyn Adams, esposa de José Ramón López Beltrán, hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la polémica “casa gris” ubicada en Houston la rentó por un año bajo “formalidad, reglas y requisitos de Estados Unidos”, como contrato, depósito en garantía y renta mensual, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) informó la noche de este viernes que dicha operación no fue registrada en el sistema que utilizan los agentes de bienes raíces en Texas.

La organización civil señaló que tres agentes inmobiliarios confirmaron que el supuesto arrendamiento de la propiedad valuada en poco más de un millón de dólares (20 millones 800 mil pesos) no está registrada en el sistema MLS (Multiple Listing Service), a la que únicamente pueden acceder quienes son miembros de la asociación de Agentes de Bienes Raíces de Houston (HAR, por sus siglas en inglés).

 
 
“Si rentaron la casa, tienen que declarar en el sistema de HAR”, declaró a MCCI una agente con licencia para operar en Texas.
 
 
Era obligación del agente publicar esa información. Debe haber registro de la renta por el agente, pero no lo hicieron. Es muy raro que no lo hayan puesto en el sistema”.
 

Y es que según el sitio zillow.com, el valor de renta actual de la casa es de  6 mil 187 dólares (unos 127 mil pesos mensuales).

“No es normal que en una operación de renta, primero esté en ‘P’ de pending (pendiente) luego ‘W’ de withdrawn (retiramos la oferta del mercado) y después ‘T’ de terminated (se terminó la relación de cliente-agente para promover), cuando se supone que ‘existe’ un contrato”, dijo otro agente.

 
Además, mencionó que en el listado de datos aparece que la fecha de expiración fue 14 de diciembre de 2019, cuando la pareja habitó la casa hasta 2020. Por lo tanto, la operación se habría realizado por fuera; es decir, entre particulares, o incluso, que no habría habido ningún pago de renta o relación contractual de por medio.

 
 
“Y el hecho que en diciembre hayan terminado el listado quiere decir que posiblemente no se rentó (oficialmente). Se presta a que o hicieron el trato por fuera o de plano no hubo ninguna relación contractual”
 

Cabe mencionar que Adams también aseguró que la renta fue a través de una agencia por lo que nunca conoció al arrendador: Keith Schilling, un alto ejecutivo de la empresa estadounidense Baker Hughes, la cual tiene contratos con el actual gobierno por más de USD 151 millones en obras para Petróleos Mexicanos (Pemex), y por lo que se acusa a la pareja de un posible conflicto de interés.

La pareja de José Ramón López Beltrán compartió sólo mostró capturas de pantalla de chats de la supuesta negociación con el agente, pero no exhibió copia del contrato de arrendamiento.
 
 
La residencia se ubica en el fraccionamiento Jacobs Reserve y cuenta con una sala de cine y una alberca con 23 metros de largo, algo lujosa para el estilo de vida de austeridad republicana que pregona AMLO durante sus conferencias matutinas.

El pasado 11 de febrero, inversionistas de Baker Hughes, solicitaron al gobierno de los EEUU investigar el potencial conflicto de interés y otras irregularidades con José Ramón López Beltrán.

En la misiva, advirtieron que “la situación podría verse seriamente comprometida” al existir suficiente evidencia de los contratos con Pemex con los que ha sido beneficiada esta compañía petrolera, señalando que Adams es una intermediaria con experiencia de acuerdos energéticos a escala internacional.

 
 
Refirieron que la administración de López Obrador ha sido severamente criticada por sus escándalos de corrupción a nivel nacional, con un estado de derecho débil.

Baker Hughes ofrece alta tecnología para descubrir, evaluar, perforar, extraer y producir petróleo y gas natural. Tienen presencia en más de 80 países, por lo cual ofrecen una amplia variedad de servicios.

 
 
 
APUNTES FIDEDIGNOS
 
 
La reina Isabel II, de 95 años, dio positivo en la prueba de COVID-19 que se realizó este domingo, pero sus síntomas son “leves” y tiene la intención de continuar con tareas ligeras en su residencia del castillo de Windsor, según informaron sus ayudantes.

“Seguirá recibiendo atención médica y seguirá todas las pautas apropiadas”, dijo el Palacio de Buckingham en un comunicado. “La Casa Real cuenta con sus propios médicos reales y los médicos de la Reina estarán a su disposición para atender y vigilar a la jefa de Estado, y se espera que el profesor Sir Huw Thomas, jefe de la Casa Médica y médico de la Reina, esté a cargo”, revela el escueto texto.

 
 
Segú medios británicos, además de la monarca, habría varios casos de coronavirus en el equipo del Castillo de Windsor. Y, de hecho, su hijo Carlos y su esposa Camila dieron positivo días atrás. Isabel II y su primogénito estuvieron reunidos dos días antes del positivo de Carlos.

La Reina, que está triplemente vacunada, ha participado de pocos actos públicos desde que se desató la pandemia. También, ha cancelado varios eventos públicos y ha pasado una noche en el hospital en observación. Mantuvo reposo por orden de los médicos desde mediados de octubre, tras cancelar una serie de compromisos….¡¡¡Seguiremos informando!!!

 
 
Dudas, comentarios, aclaraciones y amenazas:
 
 
Twitter    @juanreportero
 
Email      [email protected] 

Loading